De la mano del polaco Lewandowski y mientras sueña con la vuelta de Messi al club, el equipo de Xavi se coronó cuatro fechas antes del cierre del torneo. Cuando los jugadores festejaban, ultras del Espanyol invadieron el campo y los obligaron a correr hacia los vestuarios.

Luego de tres temporadas esquivas, Barcelona se consagró campeón de LaLiga de España. Con un doblete del polaco Robert Lewandowski y los aportes goleadores del español Álex Balde y el francés Jules Koundé, el equipo de Xavi Hernández le ganó 4 a 2 a Espanyol obtuvo el primer título de liga de la era post Lionel Messi, a la espera de poder anunciar su regreso triunfal en el próximo mercado de pases de verano.

Barcelona ganó su vigésimo séptimo título de Liga, el primero de Xavi al mando del plantel, con catorce puntos de ventaja sobre Real Madrid, cuando todavía restan cuatro fechas por disputar. El equipo catalán suma 85 puntos, producto de 27 triunfos, 4 empates y 3 derrotas y a lo largo de su gloriosa historia ha logrado 94 campeonatos, según este desglose: 27 Ligas; 31 Copas del Rey; 17 Supercopas de España; 2 Copas de la Liga; 5 Ligas de Campeones de Europa; 3 Mundiales de clubes; 5 Supercopas de Europa y 4 Recopas de Europa.

El título compensa las amarguras que esta temporada provocó el recorrido de Barcelona por las copas europeas. No pudo avanzar a los octavos de la Champions (quedó tercero en su grupo detrás de Bayern Múnich e Inter) y en 16º de la Europa League fue eliminado por Manchester United.

Lewandowski, máximo anotador del torneo con 21 conquistas, convirtió por duplicado, a los 11 y 40 minutos de la primera etapa. El lateral Álex Balde, de apenas 19 años, aportó un gol a los 20 minutos de ese período, mientras que el defensor francés Jules Koundé decoró el marcador a los 8 minutos del complemento. Espanyol, su adversario histórico de la ciudad que pelea por la permanencia, descontó en el estadio Cornellá de Llóbregat, con las anotaciones de Javi Puado a los 28 minutos y Joselú ya en tiempo de descuento.

Invasión de cancha y vergonzoso final

La celebración de los futbolistas y cuerpo técnico de Barcelona en el propio campo de juego se vio empañado cuando un puñado de barras del Espanyol saltaron al césped para impedir que den la vuelta olímpica y obligando a los protagonistas a escapar desesperadamente hacia los vestuarios. Con la derrota, Espanyol continúa en zona de descenso, con 31 puntos; en la penúltima posición, a tres de Getafe (34), que por ahora es el último conjunto que retrocede a la Segunda división.

Beccacece sorprendió a Simeone

En duelo de entrenadores argentinos, el ya descendido Elche dirigido por Sebastián Becaccece superó por 1 a 0 al Atlético de Madrid conducido por Diego Simeone. En Elche fueron titulares los argentinos Lautaro Blanco y Lucas Boyé mientras que ingresaron en el segundo tiempo Lisandro Magallán y Ezequiel Ponce en tanto que en el conjunto madrileño fueron titulares los campeones mundiales Nahuel Molina y Rodrigo de Paul, en tanto que Ángel Correa entró en la segunda etapa. Pese a la derrota, el Atletico ocupa el tercer puesto con 69 puntos, 16 menos que el campeón Barcelona, y se mantiene en zona de clasificación directa a la edición 2023/24 de la Champions League.

En otro resultado de la 35º jornada, Sevilla, con un gol de Alejandro «Papu» Gómez y las presencias de Gonzalo Montiel y Marcos Acuña, venció como visitante a Valladolid, por 3 a 0. Erik Lamela fue el otro jugador argentino que integró el equipo ganador. Por último, Valencia logró un triunfo vital para escaparle a la parte baja de la tabla, al derrotar como visitante a Celta de Vigo por 2 a 1. La fecha se completará este lunes con el choque Betis-Rayo Vallecano.

Share.