La iniciativa promueve la condonación de 100% de los aportes patronales por 24 meses a las pequeñas y medianas empresas que incorporen nuevos trabajadores y la eximición del pago de deudas a aquellas que regularicen a trabajadores no registrados.

La ministra de Trabajo, Raquel «Kelly» Olmos, aseguró este miércoles en la Cámara de Diputados que el proyecto de ley Empleo Mipyme tiene como objetivo «fomentar la contratación formal de trabajadores, formalizar el trabajo no registrado e impulsar la transformación de beneficiarios de programas sociales».

Al explicar la iniciativa impulsada por el Ejecutivo, Olmos destacó que desde la salida de la pandemia «llevamos 35 meses de crecimiento del empleo en el sector privado» y señaló que «cerca de 590 mil personas accedieron a puestos de trabajo».

Dijo que pese a ese crecimiento «la tasa de empleo no registrado sigue siendo muy elevada ya que alcanza el 36,7%».

La ministra fue la primera oradora que expuso en el plenario de la comisión de Presupuesto y Hacienda, que conduce el diputado oficialista Carlos Heller, quien anticipó que cuando concluyan de explicar la iniciativa se buscara emitir dictamen.

Heller también adelantó que habrá una modificación al proyecto para que también puedan blanquear trabajadores las cooperativas en las mismas condiciones que las micro y medianas empresas.

Al comenzar su disertación, Olmos dijo que el proyecto promovido por el Gobierno tiene tres objetivos: fomentar la contratación formal de trabajadores, formalizar el trabajo no registrado e impulsar la transformación de los beneficiarios de programas sociales en trabajo formal y privado”.

También destacó que “la incidencia de la informalidad se concentra en las microempresas, aquellas que cuentan con hasta cinco trabajadores tienen casi un 75%, por eso el proyecto hace foco en esas unidades productivas”.

«Necesitamos de una norma sancionada legislativamente para poder extinguir algunos efectos que hay sobre las consecuencias de la Ley Penal Tributaria, de manera de que haya interés en el blanqueo de los trabajadores”, agregó la ministra.

Olmos también precisó que las empresas tendrán el beneficio de reducir por 24 meses las contribuciones patronales «siempre que se trata de nuevos empleos incrementales y no puede ser sustitutivo de un trabajador», es decir que tendrá vigencia para el incremento del personal.

La iniciativa enviada el jueves pasado al Parlamento por el ministro de Economía, Sergio Massa, busca promover la condonación de 100% de los aportes patronales por 24 meses a las pequeñas y medianas empresas que incorporen nuevos trabajadores y la eximición del pago de deudas a aquellas que regularicen a trabajadores no registrados.

El proyecto enviado por el Ejecutivo, que consta de 21 artículos, ingresó el pasado jueves a la Cámara baja, tras ser anunciado el miércoles por la noche por Massa.

Entre sus objetivos, el programa incluye la incorporación al mercado de trabajo formal de quienes actualmente perciben programas sociales, planes y prestaciones de la seguridad social «para transformarlos en trabajo formal y de calidad».

«Por 12 meses, el trabajador o trabajadora que tenga el plan y entre al mercado de trabajo va a seguir cobrando el salario social complementario y el empleador completará el salario», señaló el ministro, que destacó que quiénes ingresen tendrán «ART y obra social».

Asimismo, el proyecto establece que podrán acceder a este mecanismo los trabajadores de cooperativas municipales y de organizaciones sociales y de la sociedad civil.

El beneficio se concede «por un plazo de 24 meses contados a partir del inicio de la relación laboral, inclusive, y la magnitud de la reducción varía en función del tamaño de la persona empleadora y del hecho de que el trabajador o la trabajadora haya sido o no beneficiario o beneficiaria de ciertos programas sociales y de empleo», entre otras.

Share.