El pasado viernes, 12 familias del Paraje Balde de Azcurra abrían por primera vez la canilla del progreso y la esperanza. Fue luego de que finalicen las conexiones pertinentes del nuevo Ramal Balde de Azcurra, un sistema de 20.000 m que el Gobierno de San Luis creó únicamente para abastecer a los habitantes que nunca habían tenido acceso al recurso.

Florencia Oyarzabal, subgerente Técnica de San Luis Agua, explicó: “Es un nuevo sistema que se interconectó al Acueducto Nogolí, ampliando el área de cobertura del mismo, que abastecerá a aproximadamente 80 habitantes y productores de la zona. Fue un trabajo mancomunado con los beneficiarios, que aportaron su mano de obra para la colocación de la cañería y realizar las conexiones a los establecimientos. Esta obra se suma a otros siete proyectos ya concretados, en el marco de un plan muy ambicioso en el que el Gobierno de San Luis y San Luis Agua viene trabajando hace unos años, que consiste en facilitar el acceso al agua en zonas rurales dispersas, que no cuentan con el recurso”.

Por su parte, Natalia Aguilar, una de las beneficiarias, comentó: “Estamos muy contentos por tener el agua, lo hemos esperado mucho tiempo sobre todo por los animales, ya que teníamos que llevarlo a un pozo de Balde que nos quedaba muy lejos. Ahora podemos tener plantas y otros emprendimientos, antes no podíamos tener nada”.

A su vez, Walter Aguilar, otro beneficiario, agregó: “Es un espectáculo para la gente del Balde, nos ha cambiado la vida 100%. El agua es algo impagable, quiero agradecer a toda la gente que trabajó en el acueducto y a los vecinos que dimos una mano trabajando”.

Share.