La buena alimentación es placer

Buena alimentaciónEl placer y alimentación no necesariamente está relacionado a grandes comilonas y rebuscadas preparaciones. Tampoco una dieta saludable se define por estrictas prohibiciones o comidas aburridas.

Cambiar nuestra cultura alimenticia, modificando malos hábitos en nuestra alimentación, aprendiendo a elegir lo que es sano y a la vez placentero, puede prevenir muchas patologías como el colesterol, la ateroesclerosis, las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión, entre otras.

 

Lo mejor es comer variado y saber qué comer, cuándo, en qué cantidades y cómo presentarlo. Para ello, es necesario tener información básica sobre las necesidades del organismo y las combinaciones que admite una alimentación equilibrada.

También es necesario disponer el tiempo suficiente para organizar, cocinar y paladear la comida. El organismo humano está diseñado para conseguir su función óptima con un régimen bajo en grasas, regular en proteínas, muy bajo en azúcar y alto en fibra y otros carbohidratos.

LEÉR MÁS  Encuentro de Tango en el Mauricio López

La dieta actual de las sociedades occidentales se compone de doble cantidad de grasas, una proporción mucho más alta de ácidos grasos saturados frente a los insaturados, un tercio de la ingesta diaria de fibra recomendada, mucho más azúcar y sodio, menos carbohidratos complejos y escasos micronutrientes.

Para recomponer este desequilibrio debemos aprender a elegir los alimentos y combinarlos en proporciones más sanas.

Los nutricionistas ponen a los cereales integrales a la cabeza de la pirámide de lo que necesitamos tomar cada semana ya que aportan energías y vitaminas. Le siguen las hortalizas y verduras, luego las frutas en menor proporción pero igualmente importantes. En quinto lugar las proteínas animales, aumentando el consumo de pescado en relación a otras carnes. Luego los lácteos y, muy por debajo –o sea en cantidades ínfimas- las grasas, aceites, harinas y azúcares refinados.

LEÉR MÁS  Encuentro de Tango en el Mauricio López

Lo más importante de comer sano, es preparar los alimentos en casa y hacer que cada almuerzo y cena sea un momento de relajación para compartir en familia.

{sharethis}

Deja un comentario