Poggi se olvidó de Néstor Díaz

Néstor Díaz -por si fuera necesario lo repetimos- era voluntario en San Luis Solidario. El 4 de septiembre de 2009 -durante los incendios forestales más intensos de la historia de nuestra provincia- tuvo que actuar en Donovan.

Por: periodistasenlared.info

Allí, según él mismo explicó alguna vez, los bomberos dependientes de la Policía de la Provincia de San Luis, realizaron un mal contrafuego -que, dicho sea de paso, jamás fue investigado por fiscal o juez alguno- y quedó atrapado. En un acto de arrojo poco común, salvó la vida de un lugareño que quedó atrapado entre las llamas. Como consecuencia, sufrió quemaduras en un 80 % de su cuerpo que lo llevó a estar internado en terapia intensiva durante 86 días. Sobrevivió de milagro. Al parecer, también es necesario que repitamos que está pidiendo que el gobierno provincial le adjudique una vivienda, pero nada. Ayer estuvo en Terrazas del Portezuelo y se retiró como llegó, con las manos vacías y la crítica de funcionarios porque le da “notas a Periodistas en la red”.


Parece increíble que los funcionarios de este gobierno, los mismos que lo utilizaron para hacer un video para una campaña de prevención de incendios forestales (ver video que acompaña esta nota), le cierren la puerta en la cara, cuando va a pedirles esa vivienda que necesita; porque no les está pidiendo un millón de dólares, o un viaje para dar la vuelta al mundo, o una mansión en Miami, o que le regalen un auto de alta gama como los que usan cualquiera de ‘nuestros’ funcionarios y mucho menos que le regalen esa vivienda que necesita. No señores, simplemente pide que le ‘Adjudiquen’ -por la quiere pagar- una vivienda social, de esas mismas que, cuando las entrega el gobernador, se publican con bombos y platillos. ¿Tan difícil es?

Según nos comentó el propio Díaz en diálogo telefónico, ayer lo atendió el mismísimo ministro de la Vivienda, Eduardo D’Onofrio, y que “me dijo que está muy enojado” por la nota que publicó nuestro medio el pasado 2 de enero (ver archivo), donde dimos cuenta que, en un encuentro entre Díaz y el ministro de Inclusión Social Federico Humberto Tula Barale, éste no le había dado ni esperanzas de que se le entregara una vivienda.

Preguntamos: A D’Onofrio, el pueblo de San Luis ¿Le paga su sueldo para que solucione los problemas de la gente o para que se enoje cuando la gente que no encuentra respuestas en su despacho, se descarga en la prensa?

Con este tipo de actitudes, D’Onofrio le está haciendo mucho mal a la gestión del gobernador Claudio Poggi, claro está, si es que Poggi lo puso en ese cargo para ‘hacer’; porque si lo puso para no dar soluciones, como por ejemplo a Díaz, el gobernador debería ‘premiarlo’ porque está haciendo muy bien las cosas.

Es realmente un despropósito que en la provincia de los Carnavales de Río, los Tours de San Luis, carreras de autos, y tantas frivolidades más, un héroe provincial, todavía esté peregrinando por su propia casa. El que sea soltero ¿Es un pecado? ¿Acaso las hijas de Adolfo Rodríguez Saá y Alberto Rodríguez Saá estaban casadas cuando les ‘regalaron’ las dos viviendas pegadas -que ahora es una sola y no la ocupan ninguna de las dos- en el barrio Cerros Colorados de Juana Koslay?

Sinceramente este tipo de actitudes de estos funcionarios provinciales, llenan de indignación.

Para finalizar, vamos a aclarar que no somos partidarios de publicar fotografías como la que acompañan esta nota, pero creemos que es imprescindible hacerlo en este momento, para que los funcionarios (i)rresponsables tomen conciencia de lo que está padeciendo Díaz por estos días, puesto que está siendo sometido a innumerable cantidad de operaciones para reparar el daño que le produjo el fuego que casi lo mató en 2009, por salvar la vida de un semejante. Vive hacinado con sus padres, en su casa todos fuman y él no puede estar en un ambiente de fumadores, precisamente por tener sumamente dañadas sus vías respiratorias, quiere vivir con su pequeño hijo. ¿Qué parte de todo esto no entienden, así se lo explicamos de nuevo?

Informe: Carlos Rubén Capella
[email protected]