Lula deseó «energía positiva» para Chávez y se reunió con Fidel

El ex presidente de Brasil deseó que «la energía positiva» que atribuyó a una conferencia a la que asistió en La Habana ayude a su amigo Hugo Chávez, internado desde mediados de diciembre, a recuperarse, y reclamó «un mundo mejor y más justo».

Por Télam

«Que la energía positiva de este encuentro martiano pueda ayudar a nuestro querido compañero Chávez para que se recupere», expuso Lula ayer en un discurso durante la clausura de esa reunión, dedicada al prócer cubano José Martí.

Chávez convalece en La Habana desde la compleja operación contra el cáncer que se le practicó el 11 de diciembre pasado.
En su discurso, el ex presidente brasileño abogó por una integración latinoamericana de nuevo tipo y rechazó el bloqueo que aplica Estados Unidos contra Cuba hace más de 50 años. «Cuba tiene un significado especial para la región a causa de la fuerza moral construida por su pueblo», expuso.

 A la III Conferencia Internacional «Por el equilibrio del mundo»,  iniciada el lunes, asistieron tres ex presidentes, Lula Da Silva, el guatemalteco Alvaro Colón y el dominicano Leonel Fernández entre los 600 delegados.

En su paso por la isla, Lula se reunió con el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, y almorzó con el presidente Raúl Castro, según reportaron las agencias DPA y Prensa Latina.

El Instituto Lula, centro de estudios que comanda en San Pablo el ex gobernante, informó además que el líder del Partido de los Trabajadores visitó el Puerto de Mariel, cerca de La Habana y que cuenta con inversión brasileña, junto al presidente Castro.
En su discurso ante la Conferencia Internacional «Por el Equilibrio del Mundo», Lula remarcó que mientras haya desigualdad e injusticia, «habrá una trinchera en la que estaremos juntos en la construcción de un mundo mejor y más justo».

El ex mandatario reseñó las palabras de Martí en el sentido de que «perder una batalla significa, ante todo, la obligación y el compromiso de ganar la próxima, porque estamos del lado de la libertad, de la transformación social y de la igualdad social».

«En un mundo que se dice civilizado no deben permitirse barreras proteccionistas que estrangulen el comercio de los países más pobres, porque ellos solo quieren vender los productos que su pueblo puede generar. No podemos seguir esclavizados por reglas comerciales asimétricas e injustas», aseveró.

LEÉR MÁS  Van 20 muertes por dengue en Paraguay