El equipo de Burruchaga igualó 0-0 con Arsenal, que hace tres partidos no consigue una victoria, dos por el torneo Final y uno por la Libertadores.

Por: Germán Campisi

Luego de la goleada inicial ante Racing, en Santa Fe, Atlético de Rafaela viajó hasta Sarandí para tratar de imponerse en el estadio Julio H. Grondona y sumar los segundos tres puntos en forma consecutiva y acompañar a Lanús y River Plate en la cima de la tabla de posiciones del torneo Final.
Los hombres del Viaducto venían de perder sobre la hora en La Paz, por Copa Libertadores, y si bien ese es el objetivo principal del semestre, la intención es no descuidar el promedio. Para ellos, tras mal debut, el de esta noche también era un encuentro importante. Pero fueron superados en el juego por los de Jorge Burruchaga.
Con el Mago Grazzini como usina generadora, Federico González y Daniel haciendo uso del ancho del frente de ataque para desacomodar a la defensa local, fueron los visitantes quienes evidenciaron mejores intenciones. Los del Conurbano el primer tiempo no hicieron más que aguantar, y apenas pudieron inquietar al bueno de Guillermo Sara con dos o tres aproximaciones. Jorge Ortiz, de quien depende el buen funcionamiento, noe stuvo en una de sus mejores noches.

En el complemento cambiaron los roles. Tras el desgaste inicial, Rafaela se recluyó más cerca de su propio arco, consciente que con un promedio escaso un punto de visitante sumado a la predecesora victoria en casa, no estaba nada mal. Se conformó y, acto seguido, decidió hacer fuerza con el bloque defensivo para volver a Santa Fe con un punto.
Del otro lado, sin grandes ideas, hubo empuje. Sobre todo cuando pasada la media hora de juego Alfaro decidió el ingreso de Benedetto. El 9, con su potencia, buscó llevarse por delante a la defensa comandado por Fabricio Fontanini, cosa que finalmente no ocurrió. En ningún momento esa última línea se vio superada. Si bien Atlético no usó el segundo tiempo para atacar, tampoco sufrió en forma desmedida y terminó redondeando un negocio que, acorde a sus intereses, deja un saldo positivo.

Fuente: El Gráfico

 

Deja un comentario