Murió el legendario arquero boquense Antonio Roma

Leyenda Xeneize y de la Selección en dos mundiales seguidos, falleció este miércoles. El penal que le atajó a Delem de River ya era inmortal.

Si no tenés idea quién era Antonio Roma preguntale a tu abuelo, que seguramente, alguna vez voló de a palo jugando a la pelota con tu viejo y gritó el infaltable “Ataja Roma”, o mismo a tu papá, que probablemente soñó en sus noches de infancia alguna vez atajar ese penal que lo inmortalizó. El Tano, Tarzán, la leyenda, este miércoles 20 de febrero voló al cielo a los 80 años.

Roma comenzó en Ferro, donde jugó cuatro años, pero en 1960 aterrizó en Boca, donde atajó 12 años (1960-1972), y donde dejó grabado su nombre en los arcos de La Bombonera después de 332 partidos y seis títulos. Pero no sólo se hizo leyenda porque ganó los títulos del 62, 64 y 65 y los Nacionales del del 69 y 70, más la primera Copa Argentina (69) sino también por su estilo recio, la firmeza de sus manos gigantes y la facha de galán maduro que también arrancó suspiros en la tribuna femenina. Para recibirse de ídolo le faltaba una tarde consagratoria, esas que se vuelven anécdotas inoxidables pese al paso del tiempo, y el Tano la vivió el 9 de diciembre de 1962, cuando le atajó el penal al brasileño Delem en el superclásico, adelantándose un metro, y que a Boca le permitió mantener el 1-0 y consagrarse campeón en la fecha siguiente.

En la Selección también dejó su huella, porque atajó en 42 ocasiones, y fue el arquero titular nada menos que en dos Mundiales consecutivos (1962 y 1966).

Redacción La Ciudad – [email protected]

Fuente: diariolaciudaddesanluis.com

Deja un comentario