“Para el pequeño y mediano productor, esa medida de fuerza es insostenible y menos aún durante un largo tiempo. Seguramente es una propuesta de los productores que tienen algún ingreso por fuera de la producción agropecuaria”,
Periodista: Esta semana usted fue noticia porque salió a contradecir a su par de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, por el eventual cese de comercialización de soja por un mes como protesta.

Carlos Garetto: No se trata de contradecir a nadie. Simplemente estamos escuchando a los productores en asambleas; una de ellas fue en Pehuajó, donde hubo una idea de no vender soja con la finalidad de generar alguna complicación al Gobierno. Esto se va a evaluar, pero personalmente, y hablo en representación de nuestra gente; considero que hoy sería insostenible en el tiempo una medida así porque el productor debe afrontar sus compromisos financieros.

P.: ¿Esos compromisos o deudas son muy elevadas?

C.G.: Sí, son muchos e incluso de años anteriores. Es decir, llegamos a una buena cosecha tanto por los rindes como por los precios internacionales, pero el productor está endeudado debido a la mala cosecha pasada y por el aumento desmedido en los costos de producción donde algunos insumos, particularmente aquellos ligados al petróleo, los agroquímicos, han crecido en dólares.

P.: ¿Cuánto han aumentado?

C.G.: Hasta un 31% de aumento en el caso de los agroquímicos. No tanto así los fertilizantes. También tenemos un aumento en los combustibles. Hoy estamos pagando un u$s 1,50 el litro de gasoil. En algunos casos estamos vendiendo producción a un dólar de 3,20 y estamos comprando insumos a un dólar azul. Nos interesaría poder comprar nuestros insumos al mismo tipo de cambio que vendemos nuestra producción.

P.: ¿O sea que con este escenario hablar de un cese de comercialización de soja por un mes no es viable para Coninagro?

C.G.: No es viable para los pequeños y medianos productores que viven exclusivamente de la producción; seguramente son propuestas de productores que tienen algún ingreso por fuera de la producción agropecuaria. Hoy el productor tiene que hacer frente a una serie de costos: la cosecha, el transporte, el almacenaje, pagar impuestos, alquileres, los contratistas.

P.: ¿Hay alguna relación con el Gobierno, los llama alguien?

C.G.: No hay ninguna relación política con el Gobierno. Hay relación por temas de la cadena, pero no por temas relacionados con el gremialismo. No tiene sentido que no haya una relación sensata y responsable con el sector más importante de la economía.

P.: ¿No le parece contradictorio el hecho de que por un lado no se ponen de acuerdo con las medidas de fuerza que van a tomar, pero cuando el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, los llama responden que sólo van a reunirse juntos como Mesa de Enlace?

C.G.: Primero que la Mesa de Enlace aún no ha tomado ninguna decisión de la medida de fuerza a seguir. Estamos escuchando a los productores y después de que terminemos la ronda de asambleas decidiremos qué hacer. Esto será a mediados de abril y las medidas van a surgir de los productores y con el consentimiento de una participación activa por parte de ellos, porque, de lo contrario, no es más que una mera declaración.

P.: ¿Cuáles son los tres principales problemas del campo hoy?

C.G.: El sector encierra un principal problema que es la competitividad, en el cual confluyen varios factores: políticos, económicos (inflación, problemas de comercialización, política impositiva, política monetaria y cambiaria), algunos problemas sociales y una falta de política clara a largo plazo.

P.: ¿Cómo ve 2013 para el sector agropecuario?

C.G.: Lo veo complicado porque pese a que vamos a tener buenos precios internacionales y buenos volúmenes de producción, eso no se va a traducir en una mejora del sector porque al campo le queda poco resto para motorizar la economía, ya que lo ha perdido por la falta de competitividad.

Deja un comentario