Poggi, el administrador que no gobierna

El garante del Poder.

De hablar cansinoy con un bronceado de mar todo el año, al cordobés Claudio Poggien el 2007 lo mandaron al Valle del Conlara a conquistar a la clase media «merlina». A esa clase, foránea, que les fue eternamente esquiva, no la enamoró. El aparato del PJ, la billetera sin fondo y los operadores mediáticos (con Trombetta a la cabeza) no pudieron hacer mucho y vieron como un radical K les arrebataba una vez más la Intendencia.

Por esas cosas de la vida, de la política pero más que nada del Poder, 4 años más tarde se convertiría en Gobernador de San Luis.
Desde que vive en la Provincia, Poggi fue ocupando diversos lugares en el oficialismo provincial pero específicamente se dedicó almanejo del dinero de la gestión pública. Fue responsable por San Luis en el CFI (Consejo Federal de Inversiones), Subsecretario de Hacienda, Ministro de Hacienda y Obra Pública, Ministro de Hacienda y Producción, Ministro de Obra Pública y hasta Ministro de Turismo cuando Alberto Rodríguez Sáa corrió a los industriales al grito de «San Luis se encamina a las industrias sin humo» y comenzaron las megas inversiones públicas pero de rentabilidad privada a lo largo y ancho de la Provincia en torno al Turismo.
Por esto y a pesar de lo que cuentan las crónicas oficiales,Poggi fue bendecido por los hermanos Rodríguez Sáa, no como un continuador de un proyecto político, sino más bien como un garante de los intereses de la Familia y nada más. Después de todo, nadie mejor que él sabe cómo se hace, se lava, se enjuaga y se plancha el dinero por estos pagos.