La senadora de Uruguay Constanza Moreira cuestiona a la Corte Suprema de su país ante el compromiso con los DDHH

La senadora uruguaya Constanza Moreira, que disputará la candidatura presidencial del Frente Amplio (FA) con Tabaré Vázquez sostuvo que la Suprema Corte de su país obstaculiza la lucha por los derechos humanos, por lo que la confianza en la Justicia cayó «a un mínimo histórico»

«La Suprema Corte hoy está funcionando como un obstaculizador. Tan es así que los propios fiscales hicieron un pedido de crear otro tribunal porque consideran que la Corte no está siendo imparcial en sus dictámenes. Y la popularidad y la confianza en la Justicia ha caído mucho y está en su mínimo nivel histórico», afirmó la senadora Moreira en una entrevista con Télam.

Moreira, que lidera una corriente que reúne personalidades como Eduardo Galeano y Daniel Viglietti, y sectores juveniles como el grupo IR, que lleva de primera candidata a diputado a Macarena Gelman -nieta recuperada del fallecido poeta argentino Juan Gelman-, recordó que la Suprema Corte de Justicia (SCJ) declaró inconstitucional la ley que «aprobamos y hacía imprescriptibles» los delitos de lesa humanidad».

La senadora añadió que la SCJ realizó, además, «una serie de acciones, entre ellas el traslado de la jueza Mariana Mota, que concentraba las principales 50 causas de violaciones a los derechos humanos en la dictadura (1973-1985)», lo que generó que «ni fiscales ni jueces estén trabajando demasiado con estos temas, a la vista que la Suprema Corte pueda cambiar» su composición.

«El Poder Judicial se transforma, así, en la última garantía de permanencia de un estatus normativo de los intereses ya instalados. El proceso uruguayo está encontrando un límite a su posibilidad de acción basado en la defensa del orden jurídico anterior», redondeó la aspirante a la presidencia en las internas del próximo 1 de junio.

Pero Moreira también busca constituir una nueva corriente dentro del FA, que reúne a exsenadores como Alberto Couriel, fundadores de esa fuerza, feministas, pero sobre todo a «enojados y desencantados» por el alejamiento de sus originales postulados de izquierda, y agrupamientos antidictatoriales como el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP).

En su visita a Buenos Aires, donde realizó, entre otros, un acto en la legislatura porteña, advirtió que «tenemos muchos dinasaurios en Uruguay, en la derecha, pero alguno que otro en la izquierda también».

«Hay una parte de la izquierda uruguaya muy conservadora, que no entiende que la igualdad debe darse, además de entre las clases, entre hombres y mujeres», afirmó al referirse a las discusiones que se dieron hacia adentro del FA al tratarse la ley de interrupción voluntaria del embarazo, vetada durante el gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010).

También marcó distancia con el actual ministro de Defensa uruguayo, el histórico tupamaro Eleuterio Fernández Huidobro, con quien, dijo, «tuvimos y seguiremos teniendo una gran discusión por el caso (del químico y partícipe de la dictadura chilena, Eugenio) Berríos» asesinado en Uruguay.

«Cuando Chile pide la extradición de los militares uruguayos» partícipes del asesinato «los defendió el actual ministro de Defensa, es una vergüenza; con él tenemos diferencias de todo tipo», precisó Moreira.

La senadora también reivindicó el mantenimiento de una «diplomacia presidencial de izquierda» como la que mantuvieron Hugo Chávez, Dilma Rousseff, Cristina Kirchner, José Mujica, «sin la cual no se hubiera podido separara a Paraguay del Mercosur» cuando se produjo en junio de 2012 un golpe de estado institucional.

También recordó que la Suprema Corte declaró inconstitucional el fideicomiso con el que se quiso, tras la quiebra de la empresa de aviación de bandera Pluna, proteger su flota de aviones para que pudiese recuperarla, y refundar otra línea aérea, una cooperativa de sus trabajadores.

«Prefirió (la SCJ) obligar a dárselos (a los aviones) por partes a los acreedores», ironizó la senadora.

En este sentido, señaló el actual procesamiento del exministro de Economía, Fernando Lorenzo y del titular del Banco República (Central), Fernando Calloia, por un proceso «completamente irregular» para otorgar un aval de 13 millones de dólares para la subasta de los aviones.

Pero no quiso opinar sobre la muy discutible participación de Lorenzo como jefe de campaña de la corriente Liber Seregni, que encabeza el actual vicepresidente uruguayo, Danilo Astori -«no puedo opinar sobre lo que hace otro grupo político del FA»-, pero sí dijo creer «que también lo van a postular para las listas».

Fuente: www.telam.com.ar