Una tendencia que estalla menos

52

La baja es sostenida en prácticamente todo el país. En la CABA, se redujo de 123 a 38 el número de asistencias en hospitales por quemaduras. En la provincia de Buenos Aires la disminución fue prácticamente la misma. Los chicos siguen como víctimas.

En Capital Federal se registró una disminución de 38 casos contra 123 respecto de 2013 en las atenciones médicas por heridas relacionadas con los festejos de fin de año. La tendencia negativa, que representó un 30 por ciento, se presentó en la mayoría de las provincias, aunque los chicos siguen siendo los más afectados por los accidentes relacionados con el uso de pirotecnia.

Los hospitales porteños Lagleyze, Santa Lucía y de Quemados atendieron a 38 heridos por uso de pirotecnia, según informó el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, y destacó que el año pasado la asistencia médica para esta fecha fue de 123 personas.

Según datos del Ministerio de Salud porteño, hubo 9 heridos que fueron atendidos en el Hospital Lagleyze, 17 en el Hospital Santa Lucía y 12 en el Hospital de Quemados.

Según las estadísticas oficiales, es notable el descenso de heridos por mala utilización de artículos pirotécnicos en el país, ya que en 2011 fueron 172; en 2012, 165; y en 2013 bajaron a 148 lesionados.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, 25 personas debieron ser asistidas durante la primera madrugada del año en los principales hospitales públicos por heridas derivadas del uso de pirotecnia, quemaduras y lesiones oculares, cifra que representa un 30 por ciento menos que el año pasado, informó el Ministerio de Salud de la provincia.

Los datos, relevados por la Dirección Provincial de Emergencias, muestran que este año se registraron 11 casos menos que el anterior, cuando se atendieron 36 personas por esas mismas causas.

La cifra de heridos “se redujo un 30 por ciento en comparación con los registros del año pasado”, detalló el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia. “Ya lo vimos en Navidad y ahora lo comprobamos en los festejos de Año Nuevo: hay una tendencia a la baja en la cantidad de heridos por pirotecnia, probablemente por una mayor conciencia del riesgo, un mejor uso y por la elección de artefactos autorizados”, destacó.

Por lesiones derivadas del uso de pirotecnia ingresaron 10 pacientes al Hospital Ludovica de La Plata, 3 al Cordero de San Fernando y 1 al Simplemente Evita, de La Matanza.

En tanto, una casa se incendió en la primer madrugada del año de la ciudad bonaerense de José C. Paz al caer un globo aerostático de pirotecnia durante los festejos. El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la esquina de las calles Ugarteche y Croacia, adonde acudieron bomberos voluntarios de José C. Paz. Los daños en la vivienda fueron totales.

En Mar del Plata, dos niños resultaron heridos por el mal uso de pirotecnia: los hospitales Materno Infantil y General de Agudos informaron que los dos menores de edad se presentaron con quemaduras leves y fueron dados de alta.

En tanto, por lesiones oculares 7 personas fueron asistidas en la guardia oftalmológica del Hospital Rossi de La Plata y 2 en el Cordero de San Fernando. Otras 2 personas recibieron atención por quemaduras, una en el Hospital Ludovica y otra en el Simplemente Evita, detalla el informe de la cartera sanitaria bonaerense.

Ningún herido con pirotecnia fue la característica que identificó a Corrientes durante los festejos de fin de año.

Sólo un niño de 7 años, con una herida leve por manipulación de pirotecnia, fue atendido en Córdoba, en el Instituto del Quemado.

También niños fueron los más afectados por quemaduras en Salta: atendieron a 6 chicos de entre 2 y 13, uno de ellos con lesiones graves, informó el Hospital Materno Infantil.

Mendoza presentó en la festividad del nuevo año 15 heridos por pirotecnia y 7 quemados, según un relevamiento del Ministerio de Salud provincial.

En San Juan, un niño de 7 años con quemaduras en el rostro y otro de 12 formaron parte de los 15 heridos por pirotecnia.

También se registró en Chubut, como consecuencia del uso de fuegos artificiales, un incendio en las oficinas de una fábrica de ladrillos cerámicos de Rawson, a 6 kilómetros de la capital.

Fuente: Página 12