Marcha por Abel Ortiz – “Salen por al Caso Nisman porque son hipócritas y no apoyan las causas nuestras”

Familiares y amigos de Abel Ortiz protestaron ayer en el Poder Judicial, donde hubo un celosa custodia policial y las puertas de acceso estuvieron cerradas.

Hubo críticas al juez Santiago Ortiz y, en particular, a quienes marcharon el miércoles en Villa Mercedes: “Salen a la calle por el caso Nisman porque son unos hipócritas y no apoyan las causas nuestras”, sostuvo uno de los hermanos del joven que desapareció hace cinco meses.

Esta vez, la manifestación por el caso Abel Ortiz tuvo un tono más crítico. Ayer, unas 60 personas, entre familiares y amigos del joven que fue visto por última vez el 16 de septiembre pasado,  se juntaron en el acceso al edificio judicial de Villa Mercedes, desde donde cuestionaron airadamente la falta de respuestas en la causa.

El principal blanco de las críticas fue el juez titular del Juzgado Correccional a cargo de la investigación: “Señor juez Santiago Ortiz, le pedimos que nos dé respuestas, de lo contrario lo acusamos de encubrimiento y de proteger a delincuentes”, señaló uno delos familiares

Megáfono en mano, el hermano de Abel hizo pública una sospecha que desde un principio tuvieron los familiares: “Usted, señor juez, sabe bien a quién nos referimos cuando decimos que debe dar explicaciones y quedar detenida. Usted sabe bien los antecedentes que tiene y por qué la acusamos. Pero Usted no hace nada y eso nos llena de sospechas”.

Los familiares de refirieron a la situación de Alejandra Espinosa, la ex pareja de Abel Ortiz y, supuestamente, la última persona que lo vio antes que desapareciera. La mujer declaró en dos oportunidades y, hasta el momento –según lo reveló el juez Ortiz-, su vinculación en la causa es como testigo “no tiene ninguna imputación”, afirmó el titular del Juzgado a cargo del caso. (Ver nota aparte)

Con bronca, los manifestantes debieron resignarse a protestar en el acceso a la explanada Tribunales, ya que el portón de acceso fue cerrado con candado y se montó una fuerte custodia, tanto en el interior de edificio como en el exterior. Desde allí, y aunque las críticas no se escuchaban en los juzgados, los familiares trataron de expresarse con fuertes cuestionamientos, tanto a funcionarios judiciales como a policías, a quienes les endilgaron negligencia y hasta encubrimiento

Las críticas, también apuntaron a parte de la sociedad villamercedina que en la jornada del miércoles marcharon por las calles de la ciudad: “Por el caso Nisman salen a dar vueltas por las calles porque son una manga de hipócritas que no apoyan nuestras causas, nuestros desaparecidos, nuestras víctimas locales, nuestros hijos, hermanos…A esos no los apoya esta justicia…¿Qué compromiso social tiene la sociedad de Villa Mercedes que las buenas causas no las apoyamos pero le hacemos el caldo gordo a los mismos que nos están pisando las cabezas?”.

Abel Ortiz desapareció el 16 de septiembre pasado. Salió de la casa de una de sus hermanas, en el barrio La Ribera. Dijo que iba a un gimnasio, pero se habría encontrado con su ex pareja, una mujer que vive en el Plan Lote Eva Perón I, quien –según declaró- lo llevó ese día a la casa de unos conocidos. Desde entonces no se supo más nada de él.

Pero, desde un principio, la causa naufragó –como tantas otras- en un mar de incertidumbres debido a la falta de elementos e infraestructura para la investigación

Habían pasado dos meses y el Juzgado no tenía ninguna pericia. Ni los resultados de ADN, de muestras tomadas en dos allanamientos que la policía hizo en la casa de la ex pareja de Abel; ni los informes de los llamados de cinco teléfonos secuestrados, que debieron enviarse a La Pampa porque en San Luis no hay equipamientos técnicos para rastreos; ni las pruebas de las cámaras de seguridad, solicitadas para constatar los testimonios tomados.

Fuente: San Luis Noticia

Deja un comentario