Villa Mercedes: Colectora cloacal noreste, demorada y bajo sospecha ¿otro acueducto norte?

La obra colectora cloacal noreste fue presupuestada en $ 18.600.000, debió inaugurarse a principio de año, pero lleva casi tres meses de retraso y tendría vicios de construcción. Además, está bajo sospecha: un empleado de Obras Sanitarias habría sido contratado por la empresa a cargo de la ejecución

Los vecinos del Plan Lote Eva Perón deben convivir con los derrames cloacales a la espera de la construcción de la colectora noreste. Les habían prometido que el primer tramo de la red iba a inaugurarse en noviembre, pero lleva meses de retraso. En el medio, se conoció que un empleado de Obras Sanitarias habría sido contratado por la empresa Metrovial, a cargo de la ejecución de la obra.

En septiembre de 2014 comenzaron los trabajos de instalación de la red de cañería de una extensión de 18 kilómetros, desde ruta 7 y 25 de Mayo hasta Centenario y de allí a la planta de efluentes. La obra, a cargo del gobierno de la provincia y que ejecuta a la empresa Metrovial, fue presupuestada en $ 18.600.000 e iba a estar lista para ponerla en marcha principio de enero.

La colectora se proyectó para solucionar los crónicos problemas de derrames cloacales del Plan Lote Eva Perón 2, como también de los barrios Carlos Pellegrini, Viva San Luis y El Criollo.

Pero no solamente la demora en el avance de la obra genera malestar en los vecinos, sino también las dudas que giran en torno de su ejecución. Según pudo conocer este medio, la empresa Metrovial habría contratado al ingeniero Fernando Sechino, empleado de Obras Sanitarias Mercedes y ex titular del área Inspección de Obras, para la tarea de asesoramiento en los trabajos.

El propio coordinador Técnico de Obras Sanitarias, Harold Bridger, reconoció en una nota que le hizo El Popular la “presunta incompatibilidad” del funcionario: “Cuando comenzaron los trabajos la administradora de OSM, Cecilia Castro Luna, le pidió a Sechino que se tomara licencia sin goce de sueldo porque le habían ofrecido tareas de asesoramiento en la realización de la obra por parte de la empresa”.

Bridger, quien le echó la culpa al clima por el retraso de la obra, asumió, además, que la Municipalidad es “mera espectadora” del proyecto en ejecución. Sin embargo, personal de otras áreas de la Intendencia –quienes pidieron reserva de sus datos- advirtieron sobre la necesidad de ejercer un control estricto sobre la marcha de los trabajos. “No queremos otro acueducto norte”, revelaron.

Las fuentes confiaron a este medio que los tramos de ejecución de la colectora “ya presentan serios vicios de construcción”, al tiempo que revelaron: “hay funcionarios dentro de OSM y la Municipalidad que no quieren que se hagan las inspecciones. No sabemos por qué, pero hay mucho olor a podrido en la obra de cloacas”.

El coordinador de Obras de OSM negó tener alguna vinculación con la ejecución de la obra, pero admitió lo de Sechino:

– ¿La empresa Metrovial contrató a Sechino?, le preguntó este medio.

 “Se acercó el ingeniero Fernando Sechino cuando se inició la obra. Se acercó y tuvo la reunión con la administradora de Obras Sanitarias (Cecilia Castro Luna) quien le dijo que pidiera licencia sin goce de haberes, para porque la empresa le había ofrecido el asesoramiento para la realización de la obra.

Hay un señor director de obra que no conozco.  Sé que Sechino ha pedido licencia sin goce de haberes por ese tema, porque la empresa le pidió un asesoramiento”, respondió.

– Pero si bien Sechino está de licencia, sigue perteneciendo a OSM

Sí, está de licencia sin goce de haberes.

– ¿Cuando vuelva de licencia podría recibir la obra que él mismo asesoró?

La obra no la recibe OSM sino el gobierno de la provincia y después se hace un convenio donde la municipalidad recibe del gobierno de la provincia la obra ejecutada…

En el ojo de la tormenta

A mediados de noviembre del 2013 Sechino fue apartado del cargo de Inspector de Obras de OSM porque se conoció que era socio propietario de la empresa Deis Ingeniería SRL, cuando esta firma habría ganado la licitación para la obra red de agua y cloacas de las primeras 500 viviendas que entregó el gobierno en diciembre de 2012.

La empresa se presentó nuevamente al año siguiente para la misma obra destinada a las viviendas construidas en 2013. Pero esta vez, una de las autoridades de Obras Sanitarias habría advertido sobre la irregularidad e incompatibilidad y se negó a otorgarle la obra. “No puede ser que una misma persona sea la que haga la obra, mediante una empresa privada, y después la misma persona la controle”, dijo una fuente del organismo.

La obra, entonces, la ejecutó la empresa Rovella Carranza. No obstante, la firma volvió a otorgarle a Deis la construcción de agua y cloacas en la Ribera. Pero esta vez, la empresa de la polémica había “cambiado de dueños”, lo que, en principio, despejaría las sospechas de influencias e incompatibilidad en la subcontratación.

Sin embargo, según datos que este medio pudo obtener en la AFIP y en el Registro Público de Comercio, uno de los nuevos dueños de la firma Deis sería un hijo de la pareja de Sechino, Beatriz Rodríguez, también empleada de Obras Sanitarias Mercedes.

“No queremos otro acueducto norte”

Empleados municipales alertaron sobre las fallas en la obra colectora cloacal noreste, que realiza el gobierno de la provincia a través de la empresa Metrovial y advirtieron por las “trabas” que podrían funcionarios de la misma municipalidad para ejercer los controles. “No queremos otro acueducto norte”, advirtieron.

El acueducto norte fue construido por el gobierno la provincia en Villa Mercedes con un costo de más de 4 millones de dólares. Desde que se inauguró, en 1998, comenzaron a notarse filtraciones por las roturas de los caños y el mal funcionamiento de las válvulas. Los desperfectos provocaron cortes permanentes en el suministro de agua en gran parte de la ciudad, algunos barrios pasaron semanas sin el servicio.

Pese a los evidentes vicios de construcción la Municipalidad de Villa Mercedes “recibió” la obra y nunca reclamó por las falencias, ni presentó demanda alguna ante el gobierno o la empresa.

En menos de una década, el acueducto construido por la provincia se rompió más de cien veces y dejó a la mitad de la ciudad sin el servicio de agua. Pero los intendentes (Mario Raúl Merlo, Jorge Cangiano, Blanca Pereyra y Walter Aguilar) nunca demandaron a la provincia por la obra mal hecha. Todos dejaron vencer los plazos de garantía de la obra y la “solución” fue “gastar dos veces” para hacerla de nuevo.

En junio del año 2013, la Municipalidad “festejó” la inauguración de un tramo de cañería que reemplazó al acueducto norte, para lo cual gastó $ 4.300.000. Se hizo así una reconstrucción de la obra que se inauguró en 1998.

Fuente: San Luis Noticia

Deja un comentario