Alberto habría mandado a “vaciar” la última apertura de sesiones del gobernador Poggi

 

 Con el objetivo de desmantelar la movilización que algunos sectores del oficialismo provincial estaban armando para acompañar al gobernador, Alberto Rodríguez Saá mandó a desactivar el último discurso de su mandato en la Legislatura y así evitar cualquier “operativo clamor”. 

La orden recayó en dirigentes y funcionarios de Villa Mercedes, Merlo y Santa Rosa, entre otras localidades. Los colectivos con gente que llegaría del interior y toda la cartelera dispuesta para la movilización no serán parte de la jornada. Muchos calificaron la situación de “imposición” y tildaron al creador de Xilium de “Sacado”, aunque ninguno se animó a confirmarlo oficialmente.

La organización es tal que hasta se prohibió nombrar al actual gobernador como posible candidato a revalidar su cargo. Un “pedido” que bajó desde Los Peñitos y que tiene como objetivo evitar cualquier operativo que sugiera la continuidad de Poggi al frente del Ejectuvo.

Por estos días, el primer mandatario vive en el total ostracismo, con un gobierno en retirada y recibiendo presiones de varios sectores del oficialismo. Por un lado, los que lo quieren ver nuevamente como primer mandatario, a cualquier costo y por el otro  los que lo “sugieren” como posible candidato en la ciudad de San Luis, para buscar hacerle sombra a Enrique Ponce, actual jefe comunal.

Mientras tanto, se prepara para dar su último discurso en el que no se esperan muchas sorpresas según dejaron entrever algunos funcionarios provinciales. La alocución será un repaso de las políticas ejecutadas durante el año 2014 y algunos anuncios para los meses que quedan de mandato. 

No son pocos los dirigentes cercanos a Poggi que amagan un posible paso a las filas del PRO e instalan la versión de un acercamiento a Daniel Scioli. Rumores casi ninguneados por los principales dirigentes de ambos espacios. 

La “odisea” del alejamiento del cordobés de sus padres políticos parece cada día más lejana e irrealizable. Hasta los más optimistas aseguran que todo está dicho y el gobernador deberá resignarse a lo que los popes del PJ decidan. Mientras que las PASO no serán más que un suspiro que muchos quieren evitar.

Redacción San Luis Opina

Deja un comentario