Ya no venden naranjas en las verdulerias por su precio

Aseguran que la fruta está fuera de estación y las últimas cosechas se perdieron en las inundaciones.

Este verano tomarse un exprimido de naranja se convirtió en un lujo para los desgastados bolsillos. En un mes la jugosa fruta sufrió dos aumentos grandes y duplicó su valor. Algunas verdulerías decidieron dejar de comercializarla hasta que ingresen las nuevas cosechas del año y baje el costo de distribución. Se espera que a partir de mediados de marzo lleguen las producciones nacionales al mercado local con un costo más razonable.

“En realidad todo el cítrico está caro porque está fuera de estación. La naranja se cosecha de marzo a noviembre, y en algunos casos hasta diciembre. Luego se frena hasta marzo, y llega al mercado a mediados de ese mes”, explicó Gisela Schwerdt, del comercio “La Huertita”, ubicado en avenida España al 587.

Los comerciantes manifestaron que la fruta que circula actualmente corresponde a la producción del año pasado y que se la conservó en cámaras. Ya que la naranja tiene un tiempo de conservación prolongado, pero para finales de febrero siempre escasea y aumenta su valor.

“Nosotros decidimos dejar de venderla directamente, porque en enero subió dos veces. Primero la tuvimos que vender a $18, con el segundo aumento trepó a los $30. Ahora debe estar a $40 o $50, no lo sé con precisión, porque no vamos a vender hasta que bajen los precios”, agregó Schwerdt.

LEÉR MÁS  Afiliados de Dosep se quejan de plus abusivos

La mayor parte de la producción proviene del litoral del país, los verduleros creen que las inundaciones también agravaron la escasez de naranjas en todo el país, porque no se pudo completar la última cosecha del año pasado, y provocó que este año sea más notorio el incremento de los precios.

“Los precios en góndola me parecen un disparate. Hoy fui a la feria y tenía en los planes traerme un cajón, porque mis clientes me piden, pero me encontré que ahora sale $400, eso no deja un costo de $20 por kilo, a cuánto lo tengo que vender para recuperar la inversión y que la gente lo pueda comprar. No me gusta estafar a nadie así que decidí no vender hasta que baje el precio”, dijo indignado Alberto Díaz, del mercado “De Nuestro Campo”, ubicado en República del Líbano 237.

Según Díaz, hace aproximadamente veinte días que al mismo cajón lo compraba en $200, por lo que aseguró que en lo que va del mes la naranja subió el cien por ciento su valor. También  indicó que no es el único producto que está por las nubes.

“El durazno está a $50 el kilo, cualquier tipo, ya sea pelón, amarillo, blanco o chato. A principio de mes lo podíamos vender a $30 o $35”, afirmó.

LEÉR MÁS  Jerónimo Batista Bucher, disertará el próximo sábado en InSerTar

Para Ismael Fernández, que tiene su verdulería en calle San Martín pasando Lavalle, el panorama es similar. Aseguró que hace dos semanas dejó vender naranjas en su local porque los costos no paraban de subir y la fruta no tenía salida por la relación precio-calidad.

“La última vez que vendí naranjas fue en enero. En ese momento el kilo rondaba los $26. Mientras que en diciembre la vendíamos a $10”, aseveró.

Algunas cadenas de supermercado, como el Vea exhiben unas pocas unidades, con carteles que indica que el kilo está a $31,99. “Carísimas, y pálidas. Te imaginas que por más que lo exprima no le saco ni medio vaso de jugo, y por ese precio prefiero comprarme un zumo de tetrabrik”, comentó Margarita Bernal, mientras recorría los canastos de frutas.

 

Fuente: ED