Cruces por la habilitación de un colegio privado

Es el «Colegio Bilingüe San Luis”. La directora aseguró que tiene todo en regla, pero el Ministerio de Educación lo desmiente.

Continúa la incertidumbre por el futuro de la escuela privada “Colegio Bilingüe San Luis” ubicada en Ayacucho entre General Paz y Colón. La jefa del Programa Planeamiento y Gestión Educativa, Clelia Odicino aseguró que “la institución nunca presentó ningún papel para su oficialización como escuela”. Sin embargo, la directora del establecimiento, Yamila Suárez, sostuvo que la oficialización está en trámite. Varios chicos fueron cambiados de institución.

A principio de este año el «Colegio Bilingüe San Luis» comenzó las clases con dos niveles, sala de jardín para 4 y 5 años, y primario hasta 5º grado.

“Para abrir una escuela privada hay una serie de requisitos establecidos por decreto que se tienen que cumplir. Por ejemplo los datos de la entidad; tener representación legal; detallar el personal docente; acreditar el uso del inmueble; tener título de propiedad, en caso de ser dueño, o un contrato de alquiler; habilitación municipal, además de todo eso deben presentar el proyecto educativo con sus objetivos y fundamentación, qué tipo de escuela va a ser, entre otras cosas”, explicó.

Odicino manifestó que Suárez, se presentó varias veces a pedir los requisitos pero “jamás llevó un papel para iniciar el trámite de oficialización del colegio. La última vez que vino, en julio, hicimos un acta donde escribimos todo lo acordado para notificarla fehacientemente de lo que tenía que traer. El proceso –de oficialización- es largo, puede llevar 6 meses hacerlo, pero se puede empezar a trabajar teniendo el edificio habilitado si no, no. Eso se lo dijimos varias veces”.

Suárez afirmó que “la oficialización de la escuela está en trámite, se inició desde el momento que presentamos la documentación en el Ministerio, solo tenemos que cambiar la razón social en la Municipalidad, porque pasó de ser una SRL a una asociación civil, los inspectores ya vinieron y tenemos un acta. Estamos terminando de hacer arreglos en el proyecto educativo institucional. Estamos inscriptos en la AFIP, tenemos seguro de responsabilidad civil y asistencia de emergencia médica. Presentamos todos los papeles para ser una escuela generativa”. Aseguró que la escuela está abierta y que seguirán “más firmes que nunca”.

LEÉR MÁS  Presentarán el Diseño Curricular Jurisdiccional de Jardín de Infantes

Ante la versión que la Municipalidad había clausurado el establecimiento, el director de Comercio Municipal, Marcelo Rosales explicó que sólo hicieron una inspección en junio a raíz de un pedido de una madre. «No tenían la documentación y lo mandamos al juez de Faltas. Volvimos y lo único que tenían era una habilitación en trámite del Ministerio de Educación». Con respecto a tener la habilitación municipal antes de iniciar el trámite de oficialización de la escuela, Rosales dijo que «al contrario, el Ministerio tiene que decir primero que la escuela es oficial y después se hace la habilitación municipal».

El problema comenzó en julio, antes de las vacaciones de invierno, cuando una de las madres de los chicos comenzó a hacer averiguaciones sobre las habilitaciones del colegio. Se presentó en el Ministerio de Educación y descubrió que la escuela no estaba habilitada para dar clases. “Los padres preguntaron desde comienzo de año si estaba todo en regla y la directora les decía que tenía el expediente en el Ministerio para oficializarlo. Es cierto que vino, pero nunca trajo un papel, así fue pasando el año”, contó Odicino.

Belén Fernández, madre de uno de los alumnos de la escuela, relató que al principio estaban “ciegos y no le hicimos caso a lo que nos decía esta mamá. Los chicos siguieron en la escuela y el jueves pasado, en una reunión, nos enteramos de todo. La escuela no está habilitada por la Municipalidad, ni está inscripta en la AFIP, y se hace llamar bilingüe y generativa, cosa que no es”.

“El lunes fuimos al Ministerio de Educación, hablamos con el director de Escuelas Privadas, él nos informó que si los cambiábamos de colegio el año que viene iban a tener que repetir el grado, porque la libreta no es válida, es ‘trucha’. Nos estafaron económicamente, porque me dirigí a Defensa del Consumidor con las boletas del pago de las cuotas y como no tienen membrete, ni sello, ni firma, no podemos reclamar nada, así que lo tenemos que pasar por un abogado privado”, dijo con indignación.

LEÉR MÁS  Ingresaron al Colegio Santo Tomás y provocaron daños

Pero lo que más molesta a Fernández y, según dijo, a la mayoría de los padres, es que los chicos están muy atrasados con respecto a los otros colegios. “El lunes cambié a mi hijo al San Luis Rey, y está totalmente frustrado. No vieron nada en matemática de 5º grado porque estaban mezclados con 4º y quedó muy atrás. Lo pongo a estudiar y llora porque hay cosas que no sabe”, expresó.

Según contó Fernández, anteayer, dos funcionarios del Ministerio fueron al colegio para solicitar la documentación que constate la habilitación ministerial del establecimiento “como no la tenían les dieron plazo hasta el viernes para presentarla”. También resaltó que el Ministerio los ayudó a reubicar a los niños en otras escuelas privadas para que puedan terminar el año. “Mañana a las 9 nos reuniremos con autoridades de Educación. Queremos ver la posibilidad de conseguir banco en escuelas públicas porque algunos no podemos pagar una cuota más alta que la que pagábamos acá ($800)».

Por su parte, Suárez sostuvo que iniciará acciones legales “contra todos los que ensuciaron mi nombre. La escuela no es un negocio. No hay ganancia, todo lo contrario, se pone dinero personal y tiene la cuota más baja de la provincia, para que todos los niños tengan la misma posibilidad”.

Fuente ED