Un hombre denuncia que fue agredido brutalmente por un patovica en Villa Mercedes

Tiene 30 años. El domingo fue a un boliche de la ciudad y asegura que el jefe de seguridad de Quinto Evolucion y otros jóvenes lo golpearon en la cabeza. Aún tiene el ojo derecho cerrado.

Impotencia, desprotección, tierra de nadie, son las palabras que brotaron de la boca de Emiliano Savoret al referirse a un local bailable de Villa Mercedes. Savoret tiene 30 años, es ingeniero agrónomo, vive en la localidad de la Calle Angosta y desde, el domingo por la madrugada, tiene el rostro desfigurado.

“Alrededor de las 5, 5:30, discutí con el jefe de seguridad de Quinto Evolucion, Joel Zapata, porque me quiso sacar del boliche sin ningún motivo. Dos patovicas sujetaron mis brazos y Zapata empezó a golpearme en la cara. Fuera del local me pegaron entre cinco. Cuando estaba en el piso, pisaron mi cabeza y quedé inconsciente”, detalló Savoret ante un periodista de el Diario.

Cuando pudo ponerse en pie, Emiliano fue a una clínica para que revisaran sus ojos y después al hospital. Con los informes en mano, hizo la denuncia en la Comisaría de La Ribera.

Mientras tanto, sus padres se presentaron en el boliche para hablar con los propietarios. “Les dijeron que no podían encontrar ni comunicarse con el jefe de seguridad de su propio boliche. Eso me hizo sentir más desprotegido. Ese lugar parece que es tierra de nadie. No entiendo porqué me hicieron esto”, dijo Savoret con impotencia.

El agrónomo había sido operado de la vista un tiempo antes del incidente. Como sufre queratocono, una deformación en las córneas, le colocaron anillos intracorneales. Después de los golpes, la cirugía dio varias marchas atrás: “Tengo el ojo derecho cerrado, aún no lo puedo abrir. Había recuperado el 80 por ciento de la visión y ahora sólo tengo el 50. Además en la Clínica Oftalmológica me dijeron que tengo derrames y puedo sufrir desprendimiento de la retina”, aseguró el mercedino.