Se suspendió el paro de recolectores de basura

Según la Municipalidad miembros de la patrulla urbana tuvieron que custodiar a los trabajadores para impedir agresiones. Desde el gremio ATE amenazan con denunciar a las autoridades por privarles el acceso y la libertad sindical a los trabajadores.

Tras algunas horas de incertidumbre, luego de que la filial local del gremio de Trabajadores del Estado (ATE) anunciara un paro de recolectores de residuos para la capital puntana, el Municipio de San Luis informó esta mañana que la medida de fuerza fue desactivada y que el servicio fue normal durante la noche y la mañana del lunes.

En un comunicado que circuló por las redes, el director de Recolección de Residuos, Dardo Pérez, informó: “La medida del gremio ATE carecía de legitimidad y sólo se redujo a la presencia de un pequeño grupo de gremialistas, quienes además no son empleados municipales e intentaron una maniobra política. La patrulla urbana garantizó a los trabajadores municipales la seguridad para que presten el servicio y previno que no se produjera algún hecho de violencia con daños a los trabajadores o bienes municipales”.

“La dirección de recolección de residuos comunica que anoche el servicio se cumplió con total normalidad y que todos los trabajadores salieron a trabajar sin contratiempos”, afirmaron desde el municipio.

LEÉR MÁS  Escándalo de los cuadernos: El juez Bonadio citó al padre y al hermano del presidente Macri

Sin embargo cuando parecía que ya habían llegado a una solución, el gremio lanzó un comunicado en el que acusaban las acciones del Municipio como intimidatorias y de represión. “Cortando el tránsito una cuadra antes y una cuadra después del Corralón, con intenciones de amedrentar e intimidar a los trabajadores que llegaban a tomar servicio, para que desistan de la medida gremial propuesta por ATE. Un operativo con más de 10 mil patrulleros y no menos de 30 efectivos con bastones y hasta chalecos antibalas se encontraba en la entrada de la planta de recolección de residuos y sus alrededores”, especificaban en el texto difundido por redes sociales.

Según informó Fernando Gatica, secretario del gremio ATE, no sólo repudian totalmente la medida, sino que planean denunciar ante la justicia lo ocurrido el domingo a la noche. “No nos dejaron llegar hasta nuestro lugar de trabajo. Nos quitaron la libertad no sólo sindical, sino la de libre circulación. Estamos con los abogados del gremio viendo cómo vamos a realizar las denuncias”, aseguró el gremialista y agregó que planean volver esta noche para intentar reunirse con los trabajadores y realizar la asamblea.

LEÉR MÁS  El PRO de San Luis encaminado directamente hacia un punto de quiebre

Un conflicto que surgió hace tiempo

Los trabajadores de la planta de residuos reclaman al Municipio que trabajan en condiciones de precariedad desde hace varios años. Piden que se les establezca su condición como tales y finalizar con las contratos cada tres meses, porque les impide lograr una estabilidad económica. Para ello la autoridad capitalina debería reconocer a los 200 trabajadores como planta permanente.

“Si bien hubo un paso permanente de planta a 50 trabajadores, el problema es que a ese porcentaje que pasaron les bajaron la categoría. Algunos con 15 años de servicios fueron reacomodados en la más baja que tienen en recolección y en muchos casos les dijeron que tenían que devolver una diferencia de dinero por mala liquidación”, detalló Gatica. Ante estas categorizaciones el gremio convocó a asambleas y planteó sus inquietudes a las autoridades, sin embargo, afirman que éstas carecen de interés en recibirlos y que por ello resolvieron como medida de fuerza parar con la recolección, como último recurso, para ser escuchados.

Deja un comentario