Octubre: la “canasta de la pobreza” subió casi 50% más que la inflación

Aumentó un 7,5% el mes pasado, en el que el costo de vida trepó al 5,4%. Una familia de 4 miembros necesitó ganar 24.241 pesos para no ser pobre.

Los últimos coletazos de la parte más brusca de la devaluación de agosto, cuando el dólar saltó a 40%, siguen apareciendo en las cifras oficiales: el Indec reveló este jueves que la Canasta Básica Total (CBT), que define el nivel de la pobreza, aumentó 7,5% en octubre, casi un 50% más que la inflación, que creció un 5,4% el mes pasado.

Un matrimonio con dos hijos pequeños (dos adultos de 35 y 31 años, y dos niños de 6 y 8) necesitó ganar 24.241,17 pesos para no ser considerado pobre. La Canasta Básica Alimentaria (CBA), que define el nivel de indigencia, subió también un 7,5% en la comparación contra setiembre, y alcanzó un costo de 9.735,42 pesos.

El índice de pobreza alcanzó en el primer semestre del año a 27,3%, por debajo del 28,6% de igual período del año pasado pero con un crecimiento respecto del 25,7 del segundo semestre de 2017.

La indigencia, entendida como los pobres cuyos ingresos ni siquiera les alcanza para comprar el mínimo de alimentación indispensable para subsistir, bajó en relación al primer semestre de este año a 4,9% contra 6,2% de igual período de 2017, pero subió 0,1% respecto al segundo semestre.

Luego de conocerse esas cifras, el presidente Mauricio Macri admitió que la suba en la pobreza reflejaba “las turbulencias de los últimos meses”, en relación a la devaluación que empezó en abril.

Desde diciembre pasado la CBT, que reúne los alimentos mínimos y un grupo de servicios muy básicos, aumentó un 45,35% y la CBA (sólo alimentos) un 46,52%, bastante más que el 39,5% que aumentó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el período.

En los últimos doce meses (de octubre 2017 al mes pasado) la Canasta Básica aumentó 54,6% y se ubicó 8,7 puntos porcentuales por encima del indicador interanual de los precios minoristas, que creció en ese período un 45,9%.

La CBA tuvo una suba interanual en octubre del 51,5% y ese incremento se ubicó 5,6 puntos por encima del IPC en ese período.

Para el relevamiento de la canasta alimentaria, el Indec toma en cuenta los precios de los artículos que reúnen las necesidades kilocalóricas y proteicas imprescindibles para una familia de cuatro integrantes, mientras que la CBT incluye adicionalmente el precio de algunos servicios muy elementales para la misma familia.

Un dato que desnuda la estampida de los precios de la economía: en la medición acumulada desde diciembre pasado, la CBT y la CBA arrastran seis meses consecutivos de crecimientos superiores a los dígitos, desde mayo de este año.

En la medición respecto al mes anterior, las alzas de octubre para las dos canastas fueron las segundas peores del año, después del aumento del 8,5% para la CBA y del 8,1% para la CBT en setiembre.

Deja un comentario