El gobierno francés endurece su postura contra agitadores

Aumenta la presión contra el presidente Emmanuel Macron, quien optó por mantenerse firme ante las protestas.

El gobierno del presidente Emmanuel Macron prometió ayer que mantendrá una actitud intransigente ante los agitadores que aprovechan las protestas por el aumento del combustible para destrozar negocios y enfrentar a la policía, incluso en el corazón de París, en la emblemática avenida Campos Elíseos.

La presión contra Macron va en aumento, después de acaloradas protestas de choferes por segundo fin de semana consecutivo.

El presidente prometió explicar hoy, martes, su plan para dejar que Francia dependa de los combustibles fósiles a través de aumentos de impuestos, los cuales son el núcleo de las manifestaciones contra el gobierno.

Las protestas en todo el país se han transformado en un gran desafío para el gobierno de Macron. Han atraído a diversos manifestantes que no tienen un dirigente ni una misión clara, pero comparten la rabia contra el presunto elitismo del presidente.

Las protestas continuaron ayer, cuando choferes bloquearon vías de los Pirineos a Bretaña. Algunas de las manifestaciones de protestas han alcanzado picos de violencia. El sábado hubo choques en los Campos Elíseos, en la capital del país. Manifestantes rompieron vidrios de negocios y la policía lanzó gases lacrimógenos.

Un plan
El gobierno reveló ayer un anteproyecto de ley para invertir 15.200 millones de dólares para 2022 con el fin de crear vías de trenes, autos eléctricos de viaje compartido y autobuses autónomos.

La ministra de Transportación Elisabeth Borne dijo que la rabia de los manifestantes es consecuencia de “décadas de abandono de territorios rurales”.

“No vamos a resolver estas dificultades en apenas un momento”, dijo la funcionaria.
Las manifestaciones dominaron ayer una reunión del gabinete, especialmente el tema acerca de cómo “respetar el enojo de la gente”, de acuerdo con el vocero del gobierno Benjamin Griveaux.

“Al mismo tiempo, debemos mostrarnos intransigentes ante aquellos que quieren hacernos daño”, señaló Griveaux a la prensa.

El ministro de Hacienda, Bruno Le Maire, dijo que las imágenes de la violencia del sábado en los Campos Elíseos son un desastre ahora que el gobierno está tratando de hacer que Francia sea el país europeo más atractivo para inversionistas.

Deja un comentario