El New York Times, lapidario con Macri: asegura que no cumplió «nada» de lo que prometió

Se mofa de promesas de campaña como «lluvia de inversiones» y «poca inflación». Dicen que puede «olvidarse de un segundo mandato»

El diario más importante del mundo, New York Times, publicó hoy un enorme artículo contra el presidente Mauricio Macri.

«A tres años de iniciarse su gestión, los eslóganes de cambio y estabilidad económica de su campaña presidencial de 2015 ya parecen un chiste: Macri era el líder que terminaría con la polarización política en la Argentina, haría que el país tuviera una “lluvia de inversiones” y controlaría la inflación. Nada de esto pasó», afirma.

La nota, de Sylvia Colombo. también corresponsal de Folha de São Paulo, remarca que lo que más cosecha el presidente son insultos. «Ahora, en conciertos, marchas y hasta en el preámbulo de la final suspendida de la Copa Libertadores, se escucha más bien otro eslogan: “Mauricio Macri, la puta que te parió”. O se lee con demasiada frecuencia su versión de redes sociales, #MMLPQTP.»

«Si Macri no cambia de rumbo y logra frenar su marcha hacia la catástrofe, puede olvidarse de sus aspiraciones a un segundo periodo presidencial», afirma lapidario el diario

Según el diario, su última oportunidad es el G20, porque los inversores extranjeros no confían en Argentina. «El encuentro de los líderes del G20 —del 30 de noviembre al 1 de diciembre, en Buenos Aires—, será quizás su última oportunidad para convencer al mundo de que la Argentina es un país preparado para recibir inversiones y al electorado argentino de que él es el líder que su nación necesita».

Luego habla del papelón de Boca-River.

«Hace solo unos días, Macri tuvo otra oportunidad inusual. Y fallida: Buenos Aires sería el escenario de la “final del mundo”, el partido que definiría al campeón de Sudamérica entre los dos clubes más importantes del fútbol argentino, Boca Juniors y River Plate. Pero la final nunca ocurrió: unos hinchas violentos de River tiraron piedras al bus que llevaba a los jugadores de Boca al estadio, la policía no supo contener la turba en los alrededores del estadio y se suspendió el encuentro. Macri —quien presidió Boca por doce años y ganó diecisiete títulos— enfrentaba un nuevo revés: en vísperas del G20, la imagen del país se desarmó por la violencia de una hinchada desbocada y las fuerzas de seguridad de la ciudad se vieron incapaces de controlar un evento de dimensiones mucho menores que el encuentro entre las principales potencias del planeta».

«El G20 será vital para Macri. Tendrá una veintena de reuniones bilaterales en las que espera llegar a acuerdos con, entre otras naciones, China y Estados Unidos. Y también podrá beneficiarse del prestigio diplomático de que la Argentina sea el escenario donde se firmará el nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá y, quizás, se negocie el fin de la guerra comercial entre China y Estados Unidos».

¿Chau Casa Rosada?

«Macri necesita dos cosas si quiere seguir en la Casa Rosada. La primera es mejorar los números de la macroeconomía y disminuir los efectos del ajuste previsto en el nuevo presupuesto. Su apuesta es que llegará al déficit fiscal cero con más cortes de gastos. El presidente confía en que los miles de millones prestados por el FMI financien el país y les den confianza a los inversores foráneos. Si durante el G20 logra atraer inversionistas y en los próximos meses sus medidas económicas tienen éxito, esta cita internacional se habrá convertido en el oxígeno que necesitaba para sobrevivir hasta las elecciones», dice m´s adelante.

Después critica la estrategia de comunicación, porque, según el diario, no sabe transmitir a ciencia cierta qué está haciendo. «En este año, el presidente ha manejado asombrosamente mal la comunicación de los temas más sensibles. Anunció tarde y de manera torpe el préstamo del FMI: al principio dijo que sería una medida de precaución, luego se reveló que era una emergencia y al final aclaró que se necesitaba más crédito y se necesitaba antes. Otro momento desastroso de comunicación fue la búsqueda y el hallazgo del submarino ARA San Juan. Macri se mostró distante e insensible a los reclamos de los familiares de los fallecidos».

La única suerte de Macri, para el diario de Nueva York, es que el peronismo sigue dividido

Comentarios