Los tres acusados de asesinar a Romina Aguilar, cara a cara

Los llevaron a tribunales, para la audiencia en la que las partes ofrecen las pruebas para el juicio oral, que será el año próximo.

Nueve policías había ayer dentro de la sala de juicios orales de la Cámara del Crimen 1 de San Luis. Suelen reforzar la custodia cuando hay riesgo de que los familiares de un acusado y los de la víctima se crucen agresiones. Ayer no había público, sólo algunos periodistas. Pero debían prevenir que el ex intendente de La Calera, Diego Lorenzetti, acusado de pagar para que asesinaran a su mujer, Romina Aguilar, y los dos acusados de cometer el crimen no se tomaran a golpes. Se odian. Sobre todo, Lorenzetti y uno de los supuestos autores materiales, Leandro “El Bocón” Vílchez, al brasilero Edivaldo de Oliveira Pereira. Lo responsabilizan a él por haber terminado los tres en prisión.

La de ayer fue la primera ocasión en que los tres acusados estuvieron juntos, uno al lado del otro, a un paso de distancia. Con un policía en medio, claro. Y eso, sólo dentro de la sala, durante la hora y media que duró la audiencia preliminar a la que el tribunal citó a las partes y a los acusados, para que hicieran, en forma oral, el ofrecimiento de pruebas, previo al juicio oral.

Por lo demás, ni siquiera en la alcaidía de los tribunales, mientras esperaban que los convocaran a la audiencia, los tres procesados estuvieron juntos, en una misma celda. Y cuando terminó el trámite, la Policía los fue sacando de a uno.

LEÉR MÁS  Fuerte operativo de ¨Control y Prevención¨

La bronca de Lorenzetti y Vílchez contra Oliveira se debe a que el jockey brasilero confesó que él y “El Bocón” habían asesinado a Romina, la mañana del sábado 30 de enero de 2016. Y aseguró que, según le habría dicho su cómplice, era un encargo que les había hecho el esposo de la víctima, que pagaría cien mil pesos por “el trabajo”.

A tal punto llega la enemistad entre ellos que la esposa de Oliveira, Sandra Lidia Becerra, ha hecho una denuncia contra Lorenzetti, que habría amenazado de muerte a su familia. Ayer, la fiscal de Cámara, Carolina Monte Riso, solicitó al tribunal que envíe un oficio a los juzgados de instrucción para conocer en cuál está radicada la causa –“Entiendo que es en el Correccional”, dijo–, para conocerla en detalle.

Al pedido adhirió la defensora de Oliveira, Olga Rosa Allende. “Solicito que se busque por mesa de entradas los antecedentes del pedido de protección, que mi cliente dice haber hecho por la fiscalía; en este momento su esposa tiene protección”, dijo la abogada.

LEÉR MÁS  Fuerte operativo de ¨Control y Prevención¨

La fiscal Monte Riso solicitó que dispongan una pericia psiquiátrica y psicológica para los tres acusados. A eso adhirió el abogado de Lorenzetti, Marcos Juárez.

El defensor del principal imputado también pidió que sometan a una ronda de reconocimiento “a los dos ubicados en el lugar del hecho, según la acusación”. Se refería a Vílchez y Oliveira. Y pidió que a la identificación la haga “la única testigo presencial, María Eugenia Núñez”, que aquella mañana vio cuando dos hombres llegaron en moto, el que iba de acompañante se bajó y le pegó dos tiros a la mujer, frente a su casa del barrio Faecap, de San Luis.

Ese día, Romina acababa de sacar su Renault Duster de la cochera para irse a cursar el plan PIE, de terminación de estudios, en La Calera, su pueblo.

Ayer, el abogado de “El Bocón”, Jorge Sosa, estuvo de acuerdo en que lo sometan al reconocimiento en rueda de personas.

Pero la defensora de Oliveira se opuso en forma tajante. “No se puede hacer dos años después, en un hecho tan grave y de tanta trascendencia pública, las fotos de los imputados están por todas partes. Fue una impericia de la instrucción no haberlo en su momento”, proclamó Allende.

ED

Deja un comentario