Mejoran accesos y caminos en 25 parajes de la provincia

Los trabajos los hace Vialidad Provincial e  incluyen el ensanche y la reapertura de trazas, arreglos en los desagües y movimientos de suelo.

De la periferia al centro, siempre comenzando con los más humildes”, repite siempre el gobernador Alberto Rodríguez Saá cada vez que inaugura alguna obra o llama a licitación para construir otra. Y ese axioma tomó a rajatabla la gente de Vialidad Provincial porque actualmente trabaja en la mejora total de caminos y accesos de 25 parajes. Unos doscientos obreros y cientos de máquinas están abocados a dejar impecables las rutas, no solo para que las personas y sus vehículos puedan transitarlas, sino para darles visibilidad a los pueblos más alejados de las ciudades.

Las labores atraviesan la primera etapa, con 25 poblados en plena mejora, 12 a punto de comenzar y los otros 46 -dentro del segundo segmento de obra- estarán listas en abril del año próximo. Para cerrar esa meta autoimpuesta por la misma Vialidad Provincial, no habrá descanso veraniego. El objetivo es terminar la tarea y que todos los parajes tengan caminos transitables, accesos atractivos, cartelería identificatoria y desagües aptos para cuando lleguen las fuertes tormentas de la época estival.

Los trabajos consisten en ensanche y reapertura de trazas, arreglos de desagües, movimientos de suelo, aporte de material en zonas blandas e inundables, colocación de nueva cartelería vial y de ingreso, inicios de trazas en zonas de montaña y puesta en valor de obras de arte en las entradas a cada pueblo.

LEÉR MÁS  Primera inclusión laboral en Villa de Merlo

En el Departamento Ayacucho, los parajes donde hay personal y máquinas del organismo vial son: Balde de Quines, Chipiscú, San Roque, Santa Rosa de Cantantal, San Pedro y Puesto Balzora. También El Lechuzo (Pedernera) y Cañada Honda (Pringles). En Chacabuco actualmente reparan autovías en Santa Martina y Colonia Zubelzú.

En Junín, Balde de Escudero y Las Palomas. En tanto que en Belgrano hay reparaciones en caminos de Las Lagunitas, Represa del Carmen, Naranjo Esquino y Santa Rosa del Gigante. El Departamento San Martín cuenta con cuadrillas y maquinaria en Las Aguadas, La Ciénaga, La Julia, La Primavera, Tala Verde, Barranca Alta, Santa Bárbara, Puertas del Sol y Los Piquillines.

“Estamos trabajando a todo ritmo en muchos parajes de nuestra provincia. La idea es que la gente pueda transitar sin problemas por sus caminos. Actualmente reparamos y ampliamos trazas, mejoramos desagües y arreglamos obras de arte de cada pueblo. También abrimos trazas porque, por el paso del tiempo y el clima de los últimos días, algunos trabajos hubo que repasarlos. Sufrimos mucho con las tormentas. Nos retardó un poco el ritmo, pero vamos muy bien”, expresó el director de Vialidad Provincial, Daniel Bassi.

“También aportamos material en zonas blandas e inundables y nos abocamos a muchos movimiento de suelo y aperturas de traza en zonas de montaña, como en Los Piquillines. Es un paraje donde primero reparamos el acceso a la escuela primaria. Y en Puertas del Sol, también del departamento San Martín, arreglamos el cruce de la ruta 2, que da acceso a su escuela digital. Fueron 21 kilómetros en el medio de la montaña. Hoy esos caminos están consolidados. Fue un trabajo prácticamente en las sierras, sobre la montaña”, explicó.

LEÉR MÁS  El centro y noroeste de San Luis están bajo alerta meteorológico

Por estos días, obreros viales culminan tareas en Los Overos y Martín de Loyola, en Dupuy. “Tenemos que poner en valor y reparar rutas. Pero también su cartelería de ingreso. Queremos que los parajes dejen de pasar desapercibidos”, subrayó Bassi.

El número de operarios es importante para sostener el ritmo de obra y el titular de Vialidad explicó cómo organizaron el personal: “En total tenemos 200 obreros distribuidos en toda la provincia. Contamos con maquinistas, camioneros, paleros, retristas, motoniveladoristas, cuadrillas de bacheo y desmalezado más la gente de cartelería. Hay personal que vive en la zona, que pertenece a nuestra repartición y reside cerca del lugar de obra y a su vez contamos con gente en campamentos”, remarcó.

“Estoy muy conforme con el ritmo de obra. Si bien el clima nos castigó, calculamos terminar en el tiempo previsto. Hasta abril al menos trabajaremos sin parar. La idea es llevar bienestar a la gente de los parajes”, cerró Bassi.

Deja un comentario