Premiaron un videojuego que hicieron chicos de la “Einstein

Los estudiantes crearon un juego de acción que explora el espacio mientras aprenden biología.

En el aula de tecnología de la Escuela Pública Digital “Albert Einstein”, comenzó el sueño de cinco alumnos a principio de año. Ahí crearon el videojuego educativo “Bio Space: Play, do and Learn” con el cual compitieron en la Feria Nacional de Invocación Educativa 2018, que se desarrolló en Córdoba, y que reunió a más de mil proyectos de todo el país. En este certamen, obtuvieron la mención especial en el área de Educación Técnica.

Ahora, más tranquilos: Alvaro Miranda, Ain Torres, Thiago Quevedo, Ernesto Alí y Ángela Garro, de la agrupación “Cetus” de la Einstein, junto a su profesor de Tecnología Ezequiel Ortubia, recibieron a El Diario de la República, en el aula donde comenzó su sueño y para contar su pequeña historia.

Los chicos que cursan tercer año, en un principio se mostraron tímidos, pero a medida que la charla fluía y hablaban de su proyecto ganador, se animaron a contar de qué se trataba.

“Bio Space: Play, do and Learn”, es juego de video de acción que al usuario le permite explorar los planetas del Sistema Solar, y realizar distintas misiones de búsqueda de objetos y defenderse de humanos mutantes que lo atacan cada vez que avanza por la plataforma. El explorador debe prestar atención a las consignas y trivias que se le dan sobre biología y ciencias naturales, para finalizar cada una de las misiones. No faltan por supuestos los disparos, las peleas y los demás condimentos que entusiasman a los adolescentes en este tipo de juegos. Para poder moverse en este mundo de ciencia ficción, los chicos crearon cinco personajes que los representan a ellos. Sus voces son las que guían al usuario en cada una de las tareas que tienen que realizar.

LEÉR MÁS  Fuerte operativo de ¨Control y Prevención¨

Ortubia contó que es un proyecto pedagógico que integra los videojuegos, con la educación y algunos mecanismos innovadores como la realidad virtual y aumentada. “Para lograr esto, los chicos crearon una empresa ficticia que se llama Deneb Kaitos. El nombre proviene de una de las estrellas de la Constelación Cetus. Con esta compañía se elaboró todo el proyecto. Se empezó desde cero, desde el desarrollo del software, para esto los chicos trabajaron con diversos programas de animación, los cuales tuvieron que aprender a manejar para crear cada uno de los escenarios del juego; que en este caso se centran en la Tierra y Martes, además de nuestro satélite natural, la Luna”, dijo.

Álvaro, que junto a Thiago, fueron los encargados de defender el proyecto en la instancia nacional, en Córdoba, expresó que cuando pensaron en desarrollar el juego, realizaron una encuesta en la escuela para saber qué era lo que preferían los chicos: “El resultado fue simple, querían mucha acción”, y como todo un empresario que vende su marca, comentó: “Nuestra escuela está enfocada en las ciencias naturales, por eso elegimos basar el juego en el Sistema Solar y biología. Además está principalmente dirigido a los chicos que cursan el ciclo básico, que son 1º y 2º año”.

LEÉR MÁS  Fuerte operativo de ¨Control y Prevención¨

El profesor señaló que aunque el proyecto fue galardonado en Córdoba, les gustaría terminar de desarrollarlo para que sea utilizado como una herramienta más de estudio en otras instituciones educativas: “Es una idea que tenemos, y que nos gustaría realizar. Se podría crear una aplicación, especialmente para los chicos del ciclo básico para que ellos lo tengan como una herramienta complementaria, no que quite otras cosas de la enseñanza, sino que agregue más y que le permita al docente utilizarla en el aula. Muchas veces pasa que los maestros o profesores no saben cómo utilizar la tecnología en la enseñanza, y esta sería una manera útil de empezar a aplicarla”. “En un videojuego, uno pude implementar la áreas de estudio que uno quiera, en este caso, utilizamos ciencias naturales, pero además aplicamos lengua para narrar la historia, música para ambientar el juego y tecnología para desarrollarlo, pero podríamos haber usado otras más”, dijo Ortubia.

Deja un comentario