Distribuirán 115 antenas de WiFi 3.0 en 46 localidades

Aún resta definir el lugar de cinco. Otras treinta quedarán en stock para reemplazos o refuerzos en eventos especiales.

El Gobierno continúa el proceso de mejorar la conectividad en la provincia, y por eso compró 150 antenas de WiFi 3.0 para distribuir en todo el territorio sanluiseño (Ver “La disposición…”). Ya definieron la localización de 115, de las que se instalarán 50 en San Luis y Villa Mercedes (25 en cada una). Revelaron que se basaron en reclamos y necesidades de mayor cobertura, para elegir las ubicaciones. Hay cinco dispositivos que todavía aguardan por su destino, y otros treinta quedarán en stock para cubrir eventos especiales o reemplazos de las que tengan desperfectos. El proceso de colocación empezará entre enero y febrero.

Ya sea porque cada vez más puntanos optan por el servicio que brinda el Estado, o porque cada vez hay una mayor densidad poblacional en la provincia, la necesidad de ampliar la cobertura es prácticamente constante. Por eso, el Gobierno una vez más decidió comprar antenas nuevas que se distribuirán en las zonas más sensibles de conectividad.

“San Luis y Villa Mercedes son las ciudades donde más antenas tenemos previsto instalar, con 25 para cada una. Vamos a reforzar localidades como La Punta o San Francisco. También todas las que están sobre la ruta 1 como Merlo, Carpintería, Los Molles. Distribuiremos en todos los departamentos de la provincia. A todo eso se adhieren también casi 60 kilómetros de fibra óptica, que las conectará a la red de la Autopista de la Información. En el pliego de estas antenas, también incluyen el tendido para realizarse”, aseguró Sergio Escudero, el gerente de Ingeniería de la Autopista de la Información (AUI).

Adelantó que cuando lleguen los receptores de señal a tierras puntanas, comenzarán el despliegue de la mano de obra para las colocaciones. En el Ministerio de Ciencia y Tecnología, indicaron que el proceso de instalación será de forma gradual, y que prevén terminarlo para abril o mayo.

“En promedio, tenemos a las antenas con unos 40 o 50 hogares conectados. Cuando superan esas cifras, el servicio se va degradando a medida que más se conectan. Nosotros tenemos un estudio estadístico y en esos escenarios, evaluamos colocar alguna antena alrededor para poder brindar alternativas”, explicó Escudero, y agregó: “Es importante que toda la comunidad esté informada sobre estos nuevos despliegues que realizaremos, porque a partir de que ellos adquieren la información de dónde se instalarán, ellos pueden redirigir la conexión de su antena domiciliaria, o también actualizar la tecnología para que sea compatible con el WiFi 3.0”.

En los próximos días terminarán de definir dónde se instalarán los restantes cinco dispositivos. Respecto a los otros treinta que quedarán en stock, el responsable de Ingeniería de la AUI, afirmó: “El Festival del Caldén es un buen ejemplo de un evento que necesita un refuerzo, para lo cual se usa el stock. En el de este año, se usaron unas quince antenas para dar soporte. Se instalan, y la mayoría se desinstala luego, para desplegarse en otro lugar. También es el caso de Renca y Villa de la Quebrada, en donde agregamos diez dispositivos en cada una de las localidades. Siempre nos hace falta tener un stock permanente, para hacer reemplazos, por desperfectos que pueden surgir y también para estar preparados por necesidades que siempre van apareciendo. Consideramos que el veinte por ciento del total es una buena proporción para cubrir todas estas eventualidades”.

Un balance positivo

Actualmente hay 49.505 usuarios conectados a la red de WiFi estatal de San Luis. El soporte lo dan las 1.393 antenas que están distribuidas en todos los departamentos. En el 2018 hubo una importante ampliación en esta cobertura, gracias a la colocación de 300 antenas de WiFi 3.0, y a los tendidos de fibra óptica.

“Este año, con toda esta infraestructura, junto con otras inversiones que hizo el Gobierno en comunicaciones y equipamientos activos; creo que se mejoró drásticamente el servicio, y amplió significativamente la cobertura”, aseguró Escudero, y concluyó: “Muchos ciudadanos optaron por este servicio público y gratuito, y está bueno que ocurra. No es nuestra intención quitar mercado a los privados, sino que es brindar el mínimo de conexión que tiene un alto nivel de servicio, para que a partir de ahí, los demás empiecen a construir. Nosotros siempre vamos a estar elevando ese WiFi, continuando con el soporte y la mejora del servicio. Esperamos que todos avancemos en conjunto para que todo sea provechoso”.

Comentarios