Lavaisse celebró el egreso del primer alumno del secundario

Matías Oga recibió el título de bachiller en Agro y Ambiente, y ahora sueña con una carrera universitaria.

Se trata de un momento histórico para la Escuela Primaria Nº 324 “Feliza de Fourcade” de la localidad de Lavaisse. Hace cuatro años se fundó dentro del establecimiento, el colegio Público Digital Rural Nº 27 y esta semana tuvo a su primer egresado del secundario. Matías Oga tiene 17 años y recibió el título de bachiller con orientación en Agro y Ambiente. Además, es el primero de la familia que tuvo esta oportunidad y, entre tanta emoción confesó que sueña con seguir una carrera universitaria en Villa Mercedes.

“Era un sueño personal que tenía y me siento muy feliz por haberlo cumplido”, expresó el flamante egresado, que no paraba de frotar la medalla que colgaba de su cuello. El joven destacó el sacrificio que hicieron sus padres para que pudiera cumplir el objetivo y además agradeció a los profesores que tuvo a lo largo del ciclo. “No fue fácil esta etapa, pero todos me brindaron su apoyo y eso fue fundamental para no bajar los brazos”, aclaró.

Antes de alzar su diploma, Matías recorrió otros establecimientos educativos. Durante la primaria permaneció en las aulas de la Escuela Nº 388 “Sargento Eduardo Romero”, cuando su familia aún vivía en Villa Mercedes. A los 9 años se trasladaron a Lavaisse, ubicado a 25 kilómetros hacia el sur, y llevó adelante quinto y sexto grado en el Colegio Nº 35 “Granadero Basilio Bustos”, en Río Quinto, y el comienzo de la secundaria fue en la Escuela Nº 242 “Pablo Pizzurno”, en Villa Salles.

Los recursos de sus padres dieron hasta el segundo año, ya que todos los días se trasladaba en remise y debió abandonar. Cuando todo ese sacrificio parecía una frustración, ese mismo año se estableció la secundaria en su pueblo, que le quedaba a pocas cuadras de su vivienda, y el sueño continuó hasta hace unos días. “No me alcanzará la vida para agradecerle a mis padres por todo el esfuerzo que hicieron. Este título es para ellos”, expresó con mucha emoción el adolescente, que luego confesó: “Me encantaría continuar con este sueño y estudiar alguna tecnicatura en la Universidad Provincial de Oficios (UPrO)”.

LEÉR MÁS  Paro total de colectivos este sábado: no habrá servicio urbano e interurbano

Con lágrimas en los ojos y sin poder contener la felicidad, Gladys Iribarne, su mamá, mostró el orgullo que le hizo sentir cuando le entregaron el diploma. “La peleamos mucho para llegar a esto. Cumplió el sueño de toda la familia y para nosotros es una de plas satisfacciones más grande que nos dio la vida”, soltó. La mujer aseguró que la inclusión del secundario significó un gran avance para el pueblo. “Esto ayuda a motivar a los adolescentes a que terminen el secundario. La mayoría tiende a abandonar una vez que finaliza la primaria porque las familias no tienen un sostén económico como para mandarlos a la ciudad”, consideró Gladys. “Ahora solo faltaría mi hija menor, que está en cuarto y le quedan dos años para recibirse”, remarcó.

La directora de la institución, Estela Collado, fue pionera para que Lavaisse tuviera este nivel de enseñanza y se mostró feliz de poder cosechar  los primeros frutos. “Hay que reconocer el esfuerzo de los papás, que incentivan a los chicos a que vengan a la escuela. A ellos mismos, por todo por el sacrificio que hacen en el aula, y a toda la comunidad educativa. Este premio es de todos”, aclaró la autoridad, que sostuvo que el logro de Matías servirá como enseñanza para contagiar a los demás jóvenes del lugar. “Tienen que acostumbrarse a que este recurso les va a servir para que puedan seguir estudiando o, en caso de que quieran trabajar, van a tener más posibilidades”, afirmó.

LEÉR MÁS  Mañana se llevará a cabo el desfile del 25 de mayo en la Av. España

En la localidad son menos de cien habitantes y la mayoría de las familias se dedican a los trabajos rurales. Juan Carlos Oga, papá de Matías, contó que todavía no puede creer que en su amado pueblito haya un colegio secundario y más aún que su hijo haya sido el primero en conseguir el título. “Estoy muy agradecido por esta oportunidad. Para nosotros era fuerte no poder brindarles educación a nuestros hijos o dejar que se vayan solos a la ciudad. Ahora me siento feliz y este fue el regalo más grande que un padre puede recibir”, comentó.

La paciencia fue uno de los pilares fundamentales que acompañaron al entorno de Matías durante toda esta etapa. Eve Turme, la hermana mayor, contó que muchas veces la rebeldía le jugaba una mala pasada, sin embargo la unión familiar siempre terminaba siendo superior. “Nos hacía rabiar mucho, a veces no quería estudiar más porque se cansaba. Ahora nos queda celebrar este logro y seguir acompañándolo en todo lo que se proponga”, señaló. A su vez, Fabricio Gianformaggio, profesor de ciencias sociales, explicó que en muchas oportunidades los docentes deben ser más que eso. “Constantemente tenemos que brindarles una contención y apoyo para que sigan adelante, y así evitar de que entren en el mundo del trabajo antes de tiempo. En el caso de Matías fue bueno contar con su voluntad y el acompañamiento de su familia”, resaltó.

ED

Comentarios