La crisis no hace distinciones y se ensaña con los peloteros

En los locales de la ciudad señalan que las contrataciones cayeron en un 50 por ciento. Además dicen que se piden menos servicios.

Los peloteros infantiles fueron un boom, pero desde hace algunos meses han visto reducida sensiblemente su actividad. En los locales aseguran que la contratación ha caído cerca de un 50 por ciento y señalaron que se debe a la falta de poder adquisitivo generado por la crisis nacional. Además aseguraron que los clientes solo alquilan el salón de juego y se encargan de llevar la comida. Algunos incluso festejan al mismo tiempo los cumpleaños para abaratar costos

Lucía Ávila, encargada de «Parque Aventura», comentó que los papás primero recorren locales en busca de presupuestos y que después deciden qué hacer. Además destacó que a la hora de contratar los servicios piden los más económicos. «Antes solicitaban los combos completos, que incluían la torta, la bebida y la comida. Ahora solo quieren el salón y ellos se encargan de traer el resto de las cosas», precisó.

También añadió que en los últimos meses los festejos se han reducido un cincuenta por ciento. «El ajuste se percibe en nuestro negocio. El año pasado en esta fecha ya teníamos señado todo el mes y también enero», contó la encargada, quien precisó que los gastos de las fiestas y las vacaciones obligan a las familias a rebuscárselas. «Algunos optan por hacerlo en su casa para no tener que invertir tanto y aparte reducen el números de invitados», precisó.

LEÉR MÁS  Las escuelas del Campus entrenan en neurociencia aplicada al deporte

Expresó que otra modalidad que se empezó a utilizar en los últimos tiempos es celebrar dos cumpleaños juntos. «Un mismo día, por ejemplo, festejan el cumple de un hermano o de un primo. De esa manera comparten los gastos con otra familia y se les hace mucho más fácil», indicó la encargada.

Ávila manifestó que realizar un cumpleaños para ochenta personas hoy cuesta alrededor de 9 mil pesos. «Con esta opción comen bien adultos y niños. Debe ser en el horario de almuerzo o cena. Los más económicos parten desde los tres mil quinientos en adelante», detalló y dijo que espera que la situación se normalice. «El panorama está complicado, pero somos optimistas. Mientras tanto trataremos de aguantar», agregó.

Algo no muy distinto sucede en «Castillo Encantado». Su encargada, Sonia Andino, coincidió que hay un bajón muy pronunciado en las contrataciones. «Hay muchos menos festejos de los que solíamos tener; menos del cincuenta por ciento seguro. Sabemos que enero es un mes complicado porque existen otras opciones, como la pileta. El tiempo ayuda para las actividades al aire libre. Nuestra temporada fuerte es en la época de clases», indicó.

Aseguró que la mayoría de los clientes optan por alquilar solo el salón y no el servicio de comida. «Ahora piden que los papás dejen a los niños en el cumpleaños y que después los vengan a retirar. Porque en realidad los más grandes son los que más consumen», resaltó.

LEÉR MÁS  Tratado del Caldén: los primeros puntos de reciprocidad incluyen temas referentes a la educación, a la ciencia y la tecnología

«Antes todos los fines de semana teníamos seis festejos; hoy solo se hacen tres», dijo Sandra Lucero, empleada de «Safari», quien aseguró que la actividad seguirá sin repuntar durante el verano. «Ahora los cumpleaños se prefieren hacerlo al aire libre. Contratan la pileta o alguna cancha de fútbol. La gente evita tener que gastar de más», precisó.

En «Safari», los clientes también eligen alquilar solo el salón y llevar tanto la bebida como la comida. «Tuvimos que bajar los precios y ofrecer promociones para seguir en el rubro. Antes el local con los juegos estaba a tres mil y hoy está en dos mil pesos. El combo completo de comida más los juegos que sirven tanto para niños como para adolescentes cuesta cerca de 5 mil pesos», detalló Lucero.