Crean un aparato que permite cargar el celular con la bici

También sirve para mantener en funcionamiento las luces y relojes. Se construyó gracias a una impresora 3D.

Los ingenieros Luis Torres, Gastón Frías, Carlos Catuogno y los alumnos Nicolas Lastra y Carlos Martínez integran el grupo de “Accionamiento Eléctrico”, del Laboratorio de Control Automático de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA) y de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales (FCFMyN), ambas pertenecientes a la Universidad Nacional de San Luis (UNSL). El equipo es liderado por  Guillermo Catuogno. La mayoría de ellos son amantes del ciclismo y mezclaron su pasión con sus conocimientos  para crear un artefacto que permite cargar el celular y mantener  en funcionamiento otros dispositivos. Dicen que a futuro se proponen utilizar la energía generada  para que la bicicleta sea eléctrica.

El dispositivo tiene un motor generador, muy pequeño, que se puede colocar en el disco de freno de la rueda de cualquier bicicleta, y que obtiene la energía mientras se pedalea. La idea surgió en una de las salidas en bici de los hermanos Catuogno; aseguran que no debieron pasar muchas horas en el laboratorio para alcanzar sus objetivos y el desarrollo del artefacto, sino que utilizaron los momentos libres para construirlo. Sostienen, también, que aplicaron sus conocimientos sobre energías renovables.

LEÉR MÁS  San Luis ofrece muchas actividades turísticas por Semana Santa

“Es un accesorio para las bicicletas que permite llevar energía a todos lados, de forma sencilla y sin problemas. Por ejemplo, a aquellos que les gusta andar en bici en las sierras, les permite cargar la batería o, si se hace de noche, pueden utilizarlo para encender las luces de la bicicleta; asimismo, permite cargar otros dispositivos como relojes y GPS. La ventaja respecto a otros productos similares es que se construye con una impresora 3D, lo que permite que tenga un bajo costo y sea de fácil instalación, sin la necesidad de modificar partes de la bicicleta”, explicó Guillermo. Ahora, el equipo se encuentra trabajando para que el aparato tenga más potencia y los usuarios lo puedan utilizar como motor. “La idea es que ayude en el pedaleo de la bicicleta”, agregó.

LEÉR MÁS  La inflación de marzo fue del 4,7%

Asegura que gracias al concurso “UNSL por i” el producto no solo es un prototipo, sino que puede estar disponible en el mercado. “Para el concurso hicimos un análisis que determinó costos y el interés de la sociedad, entre otros aspectos. Eso nos dio un buen empuje para seguir trabajando”, recordó Guillermo. Lejos de ganar dinero, el equipo tiene como propósito que todos aquellos que cuenten con una impresora 3D puedan descargar el modelo y armarlo.

Sin embargo, los ingenieros y alumnos no se conforman con esta creación. Actualmente, trabajan en dos proyectos tecnológicos con fuerte impacto social. El primero es el armado, programado para el próximo año, de una microrred solar y eólica para una escuela en La Huertita. El otro es construir un sistema de bombeo eólico para pueblos originarios en Chubut.

(Invento: el aparato se  puede colocar en cualquier bicicleta)

Comentarios