Entregaron viviendas a 42 familias de Balde, La Florida, Zanjitas y Alto Pencoso

El jueves culminó la maratón en la que Alberto Rodríguez Saá repartió 92 llaves durante todo el mes.

Son 42 las familias puntanas que ayer cumplieron su tan esperado anhelo: el de tener una vivienda digna y propia. El gobernador Alberto Rodríguez Saá hizo la repartición de las llaves a 27 beneficiarios de La Florida, 3 de Zanjitas, 5 de Alto Pencoso y 7 de Balde, la localidad elegida para realizar el acto que unificó a las cuatro localidades. Así, el Gobierno finalizó una gran maratón, en la que entregó —durante todo el mes— 92 casas en toda la provincia, que correspondían al ex Plan Solidaridad y estaban inconclusas por la gestión anterior.

“Qué tarde más bonita e inolvidable. Qué entusiasmo, qué felicidad compartir entre todos nosotros la alegría de los que están cumpliendo el sueño de la casa propia”, arrancó su discurso Alberto. Luego prosiguió: “Disfruten enormemente la vivienda. Cuando estuvimos entregando las llaves, muchos me han contado —en secreto— algo que es re bonito. Casi todos me dijeron lo mismo: ‘llegamos al pueblo y nos mudamos a la casa’. Ayudémonos entre vecinos, familiares o amigos porque, muchas veces, las mudanzas son complicadas. Subir un armario, una mesa, una silla. Ayudemos de a poco, para que en poco tiempo podamos disfrutar esto”.

El “Solidaridad” fue un plan habitacional por el cual los propios adjudicatarios debían realizar la construcción de sus viviendas. Los problemas no tardaron en aparecer, y las casas quedaron a medio construir desde hace unos cinco años.

“Cuando uno ve a los beneficiarios, realmente se da cuenta cuánto estaban soñando con llegar a este paso. Se lo merecen, porque han estado esperando un tiempo largo. La decisión se ve que ha sido sumamente justa, de que le corresponda a quien le corresponda, al que tiene más chicos, al más humilde, al que ha esperado más tiempo. Es un signo de justicia, que es hermoso”, aseguró Rodríguez Saá, quien colgó la llave en el cuello de cada uno de los beneficiarios.

“Estamos muy felices y agradecidos con Alberto, de tener nuestra casita. Ya entramos a la vivienda y nos encantó, todo muy lindo. Pasamos cinco años esperando, pero nunca perdimos la esperanza de tenerla. Vamos a pasar una Navidad muy especial, con techo propio. Es un sueño cumplido”, manifestó Antonia Pereira, vecina de Balde, con su hija en brazos.

Yésica Mercado, beneficiaria de Zanjitas, quien va a vivir con sus cinco hijos en su reluciente casa, afirmó: “Hoy recibimos nuestra vivienda y estamos muy contentos. Le damos las gracias al Gobernador por nuestra propia casa. Ya la recorrimos y están muy lindas. Ahora, con mis hijos, vamos a pasar una linda Navidad”.

Ángela Gutiérrez de Gatto, secretaria de Vivienda, estuvo codo a codo con los beneficiarios en este largo proceso de espera. “Este es otro día de fiesta. Estamos entregando viviendas a familias que no tienen forma de —por sus propios medios— obtener una casa con estas características, digna y confortable. Con todo terminado, porque no van a tener que poner un peso para nada”, aseguró, y luego agregó: “La idea es que estas familias puedan pasar las fiestas en su casa. Hay gente que la pasa en una piecita, donde no puede invitar a sus familiares, a sus amigos. Por eso, esto da una felicidad enorme, porque son las cosas simples de la vida, de todos los días”.

El Gobierno se propuso entregar todas estas viviendas en las vísperas de la Nochebuena, para que todos puedan pasar las fiestas bajo su techo. “Que esta Navidad sea la más bonita, con la casa propia y con los sueños que tenemos. El corazón bien abierto y solidario, para que todos la pasemos bien. Y que el año que viene se cumplan otros sueños; para los que no tienen vivienda, la vivienda propia. Que sea el mejor año para todos. ¡Felices Fiestas! ¡Viva Balde, Alto Pencoso, Zanjitas, La Florida y la provincia de San Luis!”, concluyó Alberto entre aplausos encendidos, mientras una lluvia de papelitos coloridos empezó a caer del el cielo.

Comentarios