Vecinos de Villa Mercedes reclaman que desde hace tres días no tienen agua

Aseguran que el problema llega todos los veranos, desde hace tres años, en un sector del barrio La Ribera.

Llega el verano y algunos vecinos del barrio La Ribera comienzan a sufrir la falta de agua potable. Desde el domingo a la tarde que un sector permanece sin agua y aseguran que el problema aparece cuando hace calor, desde hace tres años. Si bien Obras Sanitarias Mercedes (OSM) no dio ninguna explicación, algunos afectados deslizaron que la empresa responsable les dijo que se trata de un relieve que hay en esa zona, por lo cual la bomba no genera presión hacia los tanques de esas cuatro manzanas.

“Este problema viene desde hace mucho tiempo. Cuando hago el reclamo viene la guardia de Obras Sanitarias, verifica que las canillas no tienen presión de agua y se van, pero nunca nos dan una solución”, manifestó Ana María Cano, una vecina, durante un recorrido que hizo El Diario por el sector. La mujer aclaró que está cansada de que la respuesta de la empresa siempre sea la misma y que el servicio cada vez esté peor. “A todos nos dicen que no es un problema de la planta, que las bombas funcionan como corresponde, sino que hay algunas manzanas que están en alto nivel y no hay presión de agua”, explicó.

En medio de tanta indignación, los propietarios de las viviendas ubicadas en las manzanas 7095 hasta la 7098, afirman que además del mal momento que están atravesando, se sumó un golpe importante al bolsillo, debido a que no dan abasto con la compra de bidones de agua mineral. “Acá somos cinco y a veces siete, con un bebé. El uso del agua es fundamental y durante estos días no la estamos pasando para nada bien, ya llevamos gastando casi $500 en bidones”, lamentó Tamara Villarroel, otra de las afectadas, que luego contó que el calor no viene siendo piadoso con la familia: “Nos manejamos con un solo ventilador, no tenemos pileta, lo único que hacíamos era mojarnos en el patio para poder estar más frescos, pero no lo podemos hacer más y la temperatura es cada vez más alta”.

Carlos Riquelme, luego de recibir al distribuidor de agua mineral, se acercó a expresar su malestar por la situación. “La noche de Navidad nos tuvimos que ir a bañar a lo de un familiar. Yo vuelvo del trabajo y tengo que esperar a la noche o a la madrugada para usar la ducha. Recién estamos en diciembre, no sé lo que nos espera para enero o febrero”, remarcó. El hombre manifestó su enojo con la empresa y les solicitó que cumpla con los usuarios que abonan todos los meses la factura. “Obras Sanitarias nos dice que es una inversión muy costosa la que tienen que hacer y no la pueden realizar ya que en este barrio el ochenta por ciento no paga el servicio, mientras tanto yo estoy pagando por algo que no puedo usar”, señaló.

Los vecinos sostienen esta necesidad les dio “un cachetazo muy fuerte”, ya que el agua es el recurso más utilizado para consumir, para desarrollar todas las tareas domésticas y para refrescarse. “Nosotros somos tres adultos y dos niños, con mi mamá nos turnamos para ver quién se levanta a la mañana a lavar ropa y a llenar baldes con agua para abastecer el baño y la cocina, y así nos vamos arreglando”, detalló Paola Tapia, mientras mostraba la gota de agua que salía de la canilla que está en la vereda. “Es una vergüenza, se tienen que dar cuenta que a esta altura del año no nos puede faltar el agua y menos durante varios días”, remarcó.

Luego de recorrer la zona y conocer las historias de los vecinos, El Diario intentó comunicarse con varios funcionarios responsables de OSM para tener una explicación técnica del problema y ninguno atendió el teléfono. El intento permaneció hasta el cierre de esta edición y los resultados fueron los mismos.

ED

Comentarios