Villa Mercedes: los cambios en el transporte cosecharon quejas y malestar

Los usuarios rechazaron la supresión de algunos recorridos y paradas de colectivo.

El debut de los nuevos recorridos del transporte público arrancó con el pie izquierdo. Desde este jueves, las líneas B, C y D, quedaron divididas en “zona este” y “zona oeste”. El Diario de la República hizo un sondeo por las principales paradas para conocer las opiniones de los vecinos. La mayoría manifestó que la disposición es confusa y reduce los beneficios para aquellos que ahora deberán hacer más cuadras para tomar el colectivo.

Con el correr de la jornada, las garitas fueron acumulando  vecinos desorientados que no sabían qué ramal debían tomar para llegar a destino. Aunque Sol Bus -la empresa prestataria- y la Municipalidad anunciaron las modificaciones con varios días de anticipación, los usuarios sostuvieron que  la información que circuló con los nuevos recorridos fue escasa.

“No tengo idea de cómo voy a hacer para volver a mi casa. Antes tomaba la C o la D para ir hasta el barrio ATE pero ya no pasan más por ahí. Es un desastre”, manifestó Susana, mientras esperaba la línea A en la parada de Balcarce y Urquiza. La mujer contó que si bien se encuentra de vacaciones, tendrá que hacer “malabares” para tomar el colectivo que la llevará al trabajo. “Son varias cuadras de más las que tengo que hacer”, añadió.

Marta, del barrio Virgen de Pompeya, fue otra de las mujeres que se mostró preocupada por el nuevo panorama.

“Vine a tomar la A porque va para mi barrio pero me queda un poco lejos. Los cambios que se hicieron son para mal porque además ahora también andan con menos frecuencia. Para ir a trabajar a las 8:30 tengo que salir cuarenta minutos antes de mi casa. No se puede. Nos toman el pelo”, se quejó.

Micaela, del Covimer I, reclamó que “tanto la empresa como la Municipalidad no explicaron bien cómo iban a ser las cosas. Pusieron toda la información en Facebook, pero hay que pensar en aquellos que no tienen redes sociales o acceso a internet”. La señora agregó que tuvo que recorrer varias garitas consultando qué linea tomar para llegar a su hogar.

Aunque la empresa y la Comuna habían recalcado que los ramales A y E no tendrían modificaciones, algunos residentes de La Ribera señalaron que sí hubo cambios en las paradas. “En mi caso, solía tomar el colectivo en la escuela secundaria y esta mañana (por ayer) me desayuné con la noticia de que ya no pasa más por ahí. Pero no fue porque nos hayan informado, sino porque de casualidad tuve que ir al hospital y por allí sí pasa. El recorrido que tengo que hacer desde mi casa hasta el hospital es el doble que hacía al comienzo”, dijo Raquel.

La responsable de la Subsecretaría Municipal de Transporte, María Eugenia Etchehún explicó que, en cuanto a los ramales “este” y “oeste”, lo que hicieron “fue priorizar avenidas y calles integradoras. Hay algunas paradas que coinciden y otras que no, pero la mayoría se mantienen. Esta decisión fue para agilizar los recorridos y que la gente no tenga que esperar tanto”.

Con respecto a las líneas A y E, aclaró que solo hay dos “pequeñas modificaciones. Una es en el barrio La Ribera por donde pasa la E. En cuanto a la A, dejará de pasar por el tramo que hacía por calle Pringles, ahora será por Uruguay pero solo son unas cinco cuadras”. Etchehún aseguró que las medidas fueron para “evitar recovecos y que el viaje sea más directo”.

La funcionaria pidió a los usuarios que tengan paciencia. “Sabemos que los cambios generan preocupaciones y algunos inconvenientes pero esta semana será para acomodar y aceitar algunas cosas”. Y recordó que las modificaciones forman parte del paquete de propuestas que aprobó el Concejo Deliberante para hacerle frente a la emergencia del transporte público, y que serán “medidas temporales ya que se aplicarán durante enero, febrero y marzo”.

Comentarios