Alertan por la aparición de alacranes durante el verano

Salud recomendó reforzar la protección personal, como también dentro y fuera de las viviendas.

El incremento de las precipitaciones y las altas temperaturas durante la época estival favorecen la aparición de alacranes peligrosos para los humanos, principalmente los de la especie tityus trivittatus con mayor presencia en el país y portador de un veneno nocivo. Ante un posible aumento de la población de ese tipo de arácnidos, el Ministerio de Salud de la provincia recomendó extremar la protección personal, como también dentro y fuera de las viviendas para evitar potenciales ataques.

El jefe de Programa Epidemiología, Rodrigo Verdugo, dijo que si bien la provincia no integra la zona de intrusión de alacranes, advirtió que debido al cambio climático —con la elevación de la temperatura y de las lluvias— hay una avance de los artrópodos desde el norte de la Argentina.

«Provienen principalmente de Córdoba, por lo que podríamos llegar a encontrarlos en las zonas de Merlo, Quines o Luján, atraídos por las condiciones ambientales favorables, como sucedió con el mosquito aedes aegypti que antes no habitaba en el país y con el cambio climático se ha instalado», explicó Verdugo, quien mencionó los efectos y consecuencias de una picadura del tipo tityus trivittatus: «el paciente padecerá escalofríos y rigidez del miembro afectado, siendo la consecuencia final la muerte por un paro cardiorespiratorio, si no es tratado a tiempo», afirmó.

Además, el titular de Epidemiología indicó que en el caso de los escorpiones más letales, la población de mayor riesgo son los niños, ya que al poseer un cuerpo más pequeño, el veneno tiene un volumen menor de distribución. Los ancianos también son más vulnerables ante el ataque del animal.

«Si una persona recibe una picadura no hay que esperar los síntomas. Lo primero que hay que hacer es poner hielo en la zona afectada y rápidamente acudir a un centro de salud con el ejemplar o una foto para que el médico determine si es necesario emplear o no antisuero», afirmó Verdugo.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en el país las picaduras de alacranes representan la mayor cantidad de accidentes causados por animales venenosos, con un promedio anual de 8 mil casos y una mortalidad de entre dos y ocho víctimas por año.

Del total de ataques en la Argentina, en San Luis se reportan poco más del 0,5 de los casos, si se toma como criterio la estadística del sistema sanitario provincial, que durante 2017 registró 51 pacientes con picaduras de escorpiones.

Hábitat 

Los alacranes tienen hábitos nocturnos y, si bien están activos todo el año, son menos frecuentes en épocas más frías. Durante el día se ocultan debajo de piedras, troncos o cuevas excavadas por sus propios medios. Al ser animales solitarios, eligen como hábitat los terrenos baldíos, galpones y sectores donde se acumulan escombros. Sin embargo, también suelen instalarse en el interior de las viviendas, en zonas como los caños de desagüe, respiraderos, contrapisos o marcos de aberturas.

Cómo actuar 

Ante la sospecha de picadura de alacrán, la primera medida es la aplicación de hielo en la zona afectada y el posterior traslado al centro de salud más cercano para que un especialista evalúe la situación.

Está contraindicada la aplicación de tratamientos caseros y, si tras la consulta médica hay evidencias de síntomas graves, el paciente recibirá el suero antiescorpiónico para neutralizar la toxina. En caso contrario, quedará en observación para que los profesionales de la salud a cargo evalúen la evolución del paciente.

Tras el ataque, hay que evitar apretar o perforar el área de la picadura, intentar succionar el veneno con la boca, quemar o aplicar soluciones sobre la zona del cuerpo afectada.

Protección personal, dentro y fuera del hogar

El Ministerio de Salud de la provincia dio una serie de recomendaciones para prevenir ataques de alacranes.

Entre las de protección personal, no se debe dejar ropa en el piso, revisar y sacudir las prendas de vestir y el calzado, al igual que la ropa de cama. También hay que examinar cajones y estantes, además de evitar caminar descalzo en zonas que sean favorables para el hábitat de escorpiones.

Además, desde el Ministerio recomiendan utilizar rejillas sanitarias y en los desagües; controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras; colocar burletes o alambre mosquitero en las puertas y ventanas; revocar las paredes, reparar grietas en los pisos, paredes y techos; y controlar cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes.

También aconsejan realizar un aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores; controlar y desechar la basura para reducir la población de insectos, que sirven de alimento para los alacranes; evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros, leña y maleza; y prestar especial atención debajo de las cortezas de los árboles, piedras y ladrillos, como también en sótanos, túneles, depósitos y cámaras subterráneas.