“El que le empezó a pegar era personal de seguridad del bar”, reveló el padre del joven asesinado a golpes

El padre de Matías Auderut, el joven asesinado a golpes en las inmediaciones del bar Say No More de la avenida Illía, dijo que quien inició la paliza a su hijo fue personal de seguridad del bar.

Hugo Auderut contó que, por la información que pudo recabar tras la muerte del joven, uno de los “patovicas” del local nocturno fue quien le dio el primer golpe, antes de las agresiones de los otros jóvenes. Incluso después, otro hombre de “seguridad” de un bar cercano también le propinó un puñetazo. Ambos trabajarían para la misma empresa de seguridad.

“El que le empieza a pegar es personal de seguridad. Después hay otro de seguridad que también le pega. Después empiezan a pegar estas otras personas”, detalló al programa SanLuis24 Radio.

El papá de la víctima fatal descartó que los agresores fueran “trapitos” en la zona. “Por lo que han dicho personas que presenciaron el hecho, eran clientes del local”, señaló.

LEÉR MÁS  El Gobierno capacitará a cirujanos en impresión 3D

Hugo desestimó que su hijo tuviera algún enfrentamiento previo con los atacantes, porque en su mayoría son personas de otra provincia (incluso al menos uno de otro país) que “estaban de paso” por San Luis.

Matías murió luego de permanecer 6 días internado en el Complejo Sanitario San Luis. Fue golpeado por no menos de 5 personas en la madrugada del domingo 30 de diciembre, en la intersección de Illía y Constitución, en la vereda de Say No More.

Por los golpes, sufrió hundimiento de cráneo y lesiones en los pulmones. “Le pegaron con un objeto, como una rueda; y por lo que comentaban los médicos en el hospital, era que le pegaron como para matarlo, le atravesaron el cráneo. Y no sólo tenía golpes en la cabeza, también tenía golpes que le afectaron los pulmones”, agregó Hugo.

LEÉR MÁS  Inició la capacitación de 400 docentes en programación

El sábado, la Policía detuvo a dos artesanos en Villa Mercedes, que podrían tener vinculación con el hecho. Son un brasileño y un argentino, de 25 y 35 años de edad respectivamente, que fueron capturados en la plaza del Mercado.

“Tiene que haber otras cámaras, en la estación de servicio, en la vinería (que están enfrente)”, indicó el padre. La familia pretende que otras imágenes permitan identificar mejor a los agresores, para facilitar el trabajo de la Policía.

Hugo también pidió que los amigos de Matías no busquen “venganza” sino que colaboren para que “se haga justicia, se condene a quien tiene responsabilidad”.

Comentarios