El particular regalo de cumpleaños para Gisela

“Por favor páguenos”, citaba el mensaje del especial obsequio recibido por la esposa de Adolfo Rodríguez Saá.

En un día especial, la esposa de Adolfo Rodríguez Saá recibió un particular obsequio de aniversario. Según fuentes cercanas a los festejos de cumpleaños de Gisela Vartalitis, uno de los regalos provenía del banco Supervielle, y la dedicatoria contenía un mensaje muy especial: “por favor páguenos”.

Todo hace presuponer que hubo un importante incumplimiento por parte de la mujer del senador nacional con la entidad financiera. Fuentes consultadas por este medio manifestaron que “mantendría una importante deuda producto de un préstamo otorgado por el banco, por la cual Vartalitis se habría comprometido a pagar 50 mil dólares por mes, situación que hasta el momento no habría cumplido”.

Según relató el sitio de noticias “Periodistas en La Red”, “Vartalitis estaría involucrada en una serie de estafas que habrían sido cometidas en combinación con integrantes de su familia, en la provincia de Mendoza. La noticia trascendió luego de que, Eduardo Martearena, fiscal de Instrucción de aquella provincia, presentara la requisitoria de Citación a Juicio en contra del padrastro y la cuñada de Gisela”.

El expediente caratulado: “Fiscal c/ Cruz Jorge y Muñoz María p/ Estafa en concurso real, con falsificación de instrumento privado en concurso real, con usurpación por abuso de confianza mediante la intervención del título”, se originó cuando el padrastro, la cuñada y el hermano de Gisella, habrían falsificado: El contrato de alquiler de un local comercial sobre avenida San Martín, el ticket de pago de impuesto de sellos y dejaron de abonar la renta al tercer mes; además, al iniciarse el juicio de desalojo, basaron la contestación de la demanda arrogándose la propiedad del inmueble.

LEÉR MÁS  Informe: según la Universidad Católica Argentina la pobreza aumentó al 31,3%

En principio, quienes encabezaron las negociaciones con los locadores fueron Jorge Cruz, padrastro de los hermanos Vartalitis, y María Fernanda Muñoz, esposa de Ricardo Vartalitis, hermano de Gisella. Tanto Cruz como Muñoz, realizaron la transacción contractual por el local, en representación de Oasis del Plata S.A., una sociedad montada por Cruz con dinero que habría sido prestado por la tía de Gisella Vartalitis.

Oasis del Plata S.A. mantuvo domicilio en la provincia de Mendoza hasta el 29 de noviembre de 2004 cuando, sorpresivamente, mudó su sede a la localidad de Merlo, en la provincia de San Luis, para luego, en abril de 2005 solicitar la quiebra con fuero de atracción, con lo que obligaban a los damnificados mendocinos a litigar en los tribunales de Concarán, de esta Provincia.

De acuerdo a una fuente de la Fiscalía interviniente, “la familia Vartalitis tiene iniciadas varias causas en su contra por la misma razón: Alquilar inmuebles, no pagar las rentas y explotarlos durante el mayor tiempo que sea posible. Sin embargo, esta es la primera vez que llegan a juicio. Algunas causas involucran a varios integrantes de la familia y otras los afectan por separado. La mayoría de las causas están radicadas en el fuero civil, y algunos expedientes se habrían extraviado”.

LEÉR MÁS  Este viernes cobran los estatales con el 10% de aumento salarial

Los Vartalitis son conocidos en Mendoza por sus actividades comerciales ligadas a la importación, exportación y venta de cueros, maquinarias agrícolas, actividades financieras y turísticas. El común denominador de la mayoría de las empresas de la familia es el domicilio legal constituido en el edificio Esparta, departamento 561, del Valle de Las Leñas, propiedad de la cónyuge de Adolfo Rodríguez Saá, quien si bien en esta causa no está imputada directamente, habría tenido una participación decisiva como parte del mecanismo. Gisella sí está señalada junto a su hermano en otra causa, la N º 36.613/06, caratulada: “Fiscal c/ Vartalitis, Gisella y Vartalitis, Ricardo Andrés p/ Estafa”.

El Fiscal intuye que el domicilio de Las Leñas era falso toda vez que la reglamentación urbanística del lugar no permite la instalación de comercios y sostiene que: “El departamento del edificio nombrado no es un local comercial y que según surge de la escritura de adquisición el destino de dicha unidad funcional era vivienda”.

Comentarios