El FMI asegura que Argentina continuará en recesión todo 2019

Del informe que presentó en el Foro Económico Mundial, en Davos se desprende que durante todo este año el Producto Bruto sufrirá una caída del 1,7 por ciento.

El FMI estimó este lunes que la economía argentina continuará en recesión durante 2019, con una caída del 1,7 por ciento del Producto Bruto, para retomar el crecimiento en 2020, con 2,7 por ciento.

En el contexto del Foro Económico Mundial, en Davos, el Fondo Monetario publicó una actualización del informe «Perspectivas de la economía mundial», cuya última edición se había difundido en octubre último.

En aquel mes, el organismo indicó que «la economía de la Argentina se contraerá en 2019 debido a que las políticas más estrictas dirigidas a reducir los desequilibrios frenarán la demanda interna, antes de volver a crecer en 2020».

Esa estimación fue ratificada ahora, y el PBI argentino -para el Fondo- caería 1,7 por ciento este año y crecería 2,7 por ciento el próximo.

En cambio, el informe rescató un dato positivo para la Argentina: la economía del Brasil se recuperará luego de la recesión que afectó a ese país en 2015 y 2016, para crecer este año 2,5 por ciento.

Para América Latina, la organización recortó sus previsiones para este año y el próximo en 0,2 puntos con relación a lo previsto en octubre: 2 por ciento en 2019 y 2,5 por ciento en 2020.

Por otra parte, el Fondo Monetario proyectó un crecimiento del 3,5 por ciento para la economía mundial durante este año, 0,2 puntos porcentuales por debajo de su estimación de octubre.

«La expansión global se ha debilitado», alertó el organismo, que a la vez estimó un crecimiento mundial del 3,6 por ciento en 2020, con un recorte del 0,1 respecto del pronóstico de octubre último.

Según el FMI, una «gama de factores desencadenantes más allá de la escalada de las tensiones comerciales podría provocar un mayor deterioro en el sentimiento de riesgo con implicaciones adversas para el crecimiento, especialmente dados los altos niveles de deuda pública y privada».

Por ese motivo, señaló que «la principal prioridad política compartida es que los países resuelvan de manera cooperativa y rápida sus desacuerdos comerciales y la incertidumbre política resultante, en lugar de elevar aún más las barreras dañinas y desestabilizar una economía global que ya se está desacelerando».

NA

Comentarios