Nacho, el español que ayuda en un merendero del Eva Perón

En febrero vendrá a San Luis, por tercera vez, para entregar fondos al «Estrellitas de Belén». Tras una tragedia familiar, recorrió varios países en bicicleta para concientizar sobre el cáncer.

Nacho Olmos homenajea a su hermano Manolo cada vez que sube a su bicicleta. La pérdida de su familiar por el cáncer lo marcó: decidió recorrer primero el país en el que vive, España, Europa y luego Sudamérica para concientizar sobre la enfermedad y recaudar dinero para la causa. Él mismo admite que hoy ya no pedalea como antes —logró completar travesías de más de 3 mil kilómetros—, pero generó algunos vínculos que se mantienen en Argentina. Ese es el caso del merendero «Estrellitas de Belén», que funciona en el barrio Eva Perón de la capital, y que Nacho apadrinó. Tras un par de años, vuelve a San Luis a visitar a los chicos. El 8 de febrero volverá y traerá el equivalente a 26 mil pesos argentinos para “dar su granito de arena”.

«Aparte, estamos juntando comida, galletitas y leche en San Luis, mediante una amiga de allá, Rocío Figueroa», detalló el español. Su amiga afirmó que «la intención es que con lo que traiga para acá podamos hacer alguna compra para el merendero. En principio, en el lugar están entregando la copa de leche y queremos que sea comedor. Natalia (N. de R. la encargada del merendero) les da la comida a los chicos una vez a la semana o cada quince días». «Todos estamos pasando una situación difícil en Argentina y estos chicos están en una situación de vulnerabilidad y, mínimamente, lo que queremos es acercarles un plato de comida para saber que al menos están alimentados y que al resto de las situaciones que se presenten, lo van a poder ir sorteando», explicó la mujer.

Además, en estas semanas, el merendero comenzó a recaudar ropa, calzado y útiles escolares para el comienzo de clases y alimentos no perecederos. Para hacer las donaciones hay que acercarse directamente al lugar, ubicado en la manzana 1003 C2 en el anexo 5 del barrio Eva Perón, llamar al 2664-167409 o visitar el perfil «Merendero Estrellitas de Belén», en Facebook.

LEÉR MÁS  La vacunación contra el COVID-19 para mayores de 70 años llegó a San Francisco

Es la tercera vez que Nacho visitará la provincia, las anteriores fueron en 2013 y 2016. El contacto con Rocío lo hizo en 2013, en una de sus travesías al pasar por San Luis, y ambos coinciden en la circunstancia de pérdida de familiares a causa del cáncer. Ella creó una fundación en la provincia llamada «Ángeles San Luis», que cerró hace tres años. «Me dijo que estaba muy movilizado por la historia de mi nena y, de alguna manera, nos aunamos para seguir ayudando a la gente enferma. De ahí hicimos el contacto con Natalia y nos terminamos dando cuenta que la ayuda es ayuda de cualquier manera», recordó.

«Cuando uno tiene una persona tan cercana, que le toca pasar por tanto dolor y situaciones que no eligió, te moviliza. A mí me tocó pasarlo como mamá, a él como hermano. Yo decía ‘cómo me gustaría absorber una partecita del dolor que ella está sintiendo para poder aliviárselo’, lamentablemente eso es un deseo pero es algo que no puede ser. Cuando ya no están más, cada persona tiene una necesidad de darle un sentido a esa pérdida y de ayudar un poquito porque hay mucha tragedia, dolor y la situación es cada vez más fea para las mujeres y los niños», detalló.

Por algo similar pasó Nacho, que trabaja de panadero en Valencia. «Atravesé una depresión bastante grande cuando falleció mi hermano y creo que esto fue lo que me sacó de eso, el poder ayudar a estas personas y colaborar con organizaciones, tanto por el cáncer, síndrome de down o gente con problemas económicos, lo que sea. En todo lo que pueda ayudar, siempre que esté a mi mano, lo intento», afirmó.

Así, a principios de esta década, decidió salir en bicicleta para concientizar sobre la enfermedad. Primero hizo «el Camino de Santiago» en España y, luego, el «Camino Primitivo», en el que recorrió Europa. Eligió la bicicleta como medio de transporte porque así se manejaba su hermano y, de hecho, usó el mismo vehículo en los primeros recorridos. No le resultó complicado, así que se animó a más; en 2012 y 2013 emprendió sus travesías más ambiciosas. En 2012, hizo en bicicleta Santiago de Chile, Mendoza, Neuquén, Bariloche, La Pampa y Buenos Aires, por un total de 3.500 kilómetros. Y, en 2013, Santiago de Chile, Mendoza, San Luis, Rosario y Buenos Aires, por más de 1.500 kilómetros, con una etapa final en su tierra natal haciendo la misma distancia. Todo en bicicleta, solo, pero acompañado por un equipo de apoyo para que pudiera dormir entre recorridos.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández: "Vengo a este Congreso con mis convicciones intactas"

En sus viajes, además de recolectar dinero en cada meta para contribuir en la investigación sobre la enfermedad, también promovió conferencias en colaboración con la Liga Argentina contra el Cáncer y la Asociación Española contra el Cáncer. «Manolo, yo pienso que estaría orgulloso, o lo está, donde sea que esté. Creo que el que ayudó fue él, el que puso un granito de arena y el que me dio la fuerza de hacer todo esto fue él», remarcó. «Por favor, pido a toda la ciudadanía que pueda colaborar con Natalia y los chicos, para que tengan más comida y todo lo que haga falta de ropa, remedios y lo que necesite», concluyó.