El vivero provincial entregó 400 mil plantas durante 2018

Su principal función es proveer de especies a todos los programas de forestación.

El año pasado el vivero provincial entregó unas 400 mil plantas a los distintos programas forestales que lleva adelante el gobierno provincial y entre los particulares que realizaron compras en su predio ubicado en San Roque. Si bien el Improfop experimentó un crecimiento exponencial en los últimos cinco años, la mayor provisión la alcanzó durante 2017 cuando proveyó casi 500 mil ejemplares en todo el territorio provincial.

Estos datos fueron aportados por Sergio Fioretto, subgerente del Improfop, quien destacó que “en los últimos cinco años hemos entregado entre 350 y 500 mil variedades por año. Esas son las que se entregan a los distintos programas forestales, como por ejemplo, el Frutihortícola que depende del Ministerio de Producción que nos compra todo lo que son árboles frutales, o el Ente Control de Rutas que depende del Ministerio de Obras Públicas y compra todas las plantas con las que después forestan las rutas provinciales”. Además están los distintos municipios que adquieren las especies que necesitan para plantar en sus plazas, dependencias y zonas urbanas.

Fioretto señaló que en esos números “están incluidas todas las ventas que hacemos directamente al público en el vivero, porque cuando hablamos de plantas puestas en toda la provincia incluimos también a las que cada persona pone en los jardines de sus viviendas”. Según explicó “el 55 por ciento de las ventas que hicimos durante el año correspondieron a programas del Gobierno y el 45 restante representó la venta al público, que para nosotros es sumamente importante porque es un volumen muy grande. Independientemente de que nosotros tenemos, como dependencia del Gobierno, la obligación de fomentar el cuidado del medio ambiente y distribuir plantas y árboles para la forestación, poder vender al público minorista era uno de los objetivos que teníamos”.

En el lugar trabajan 24 empleados y la superficie del vivero es de 12 hectáreas, de las que la mitad está destinada a parque, jardines, los espacios para que la gente visite y también la venta al público. En la otra mitad están los invernaderos y los cuadros de siembra o recría donde se producen las nuevas especies. Allí es donde tienen las plantas que están en guarda para el Gobierno. En todo el predio existen unas 500 variedades diferentes que se pueden clasificar entre arbustos, enredaderas, gramíneas, palmeras, coníferas, suculentas y plantas de interior.

El subgerente contó que el vivero “se empezó a desarrollar a partir de inversiones muy fuertes que se hicieron en 2009 con la creación de los invernaderos, la compra de maquinaria y vehículos. A partir de allí se alcanzó una gran producción que en los últimos cinco años alcanzó su punto más alto, ya que crecimos de manera exponencial. A tal punto que el Gobierno empezó a confiar en que podíamos entregar una gran cantidad de plantas a todo el territorio provincial porque ya contamos con la capacidad de logística para hacerlo”.

Fioretto explicó que “la tarea del Improfop es adaptarse a los programas de forestación ya existentes, porque no los diseñamos nosotros ni elegimos las variedades”. Y recordó que en algún momento “se le dio importancia a las coníferas (pinos) porque se pensaba que era importante forestar las sierras de San Luis para crear el concepto de producción maderera. Pero después resultó que los incendios forestales hicieron que esas políticas fueran cambiando. Además porque es una planta foránea. Así se fue dejando de lado esa idea y se empezó a trabajar un poco más con las especies nativas”.

Por eso el vivero produjo una gran cantidad de especies de caldenes para el Pueblo Nación Ranquel ubicado al sur de la provincia. Y ahora generan todo tipo de plantas que se adapten para ponerlas en la ribera de las rutas. “Pero nosotros no elegimos qué política forestal aplicar. Aunque en lo que respecta a la venta directa al público siempre les sugerimos que lleven las que se adapten a nuestro suelo. Por supuesto que siempre los asesoramos porque hay algunas variantes de los terrenos y de acuerdo al tipo de vegetación que la gente nos dice que florece en sus jardines, entonces determinamos que otra variedad se puede adaptar en similares condiciones. Para eso se debe tener en cuenta la cantidad de agua de lluvia que reciben o la posibilidad de que ellos además las rieguen”, explicó Fioretto.

Otro aspecto que desarrollan en el Improfop es el asesoramiento a empresas: “Sobre todo con las constructoras porque la obra pública en San Luis es muy importante y requiere nuestros servicios, tanto sea para participar con ellos en la forestación de cada obra, o bien para darles toda la información para que ellas mismas se encarguen de ese parte. Siempre de acuerdo a lo que les pide el Gobierno”, cerró el funcionario.

Comentarios