Ponce y la necesidad de recaudar para la campaña

Desde fines del año 2018 la Municipalidad de la ciudad de San Luis, viene realizando inspecciones sorpresivas en los barrios de viviendas sociales, elaborando actas donde se solicitan los planos de ampliaciones en plazos irrisorios.

Es conocido que, cada habitante ha realizado mínimamente un garaje o una habitación más en su domicilio para mejorar sus condiciones de vida, más aún si se tienen en cuenta la antigüedad de algunos conglomerados habitacionales.

Si bien, es real que hay normativas sobre ampliaciones y obras, lo que resulta compulsivo y dañino para los habitantes de éstas viviendas, es no anticipar, al menos con una medida política que acompañe al ciudadano y ejecutar en plazos de 48 horas, a la presentación de planos, sabiendo que es imposible, aplicando en consecuencia multas superiores a los 50.000 pesos.

Esto ha llevado, a que los habitantes en su desesperación, tengan que acudir a profesionales para confeccionar los planos, desembolsar mucho dinero, que en el contexto de la crisis es prácticamente inviable, salvo endeudándose en préstamos con altísimas tasas de interés. Inmediatamente surge la crítica al intendente Ponce, que lejos de aclarar en que se invertirán estos fondos recaudados de manera totalmente impulsiva, deja ver la urgente necesidad de recaudar fondos para su campaña electoral.

La indignación ciudadana es manifiesta aunque según nuestros lectores ha caído en saco roto ante innumerables reclamos y en muchos casos acompañadas de presentaciones judiciales.