El Papa propuso medidas para erradicar la pederastia

En el cierre de la cumbre contra los abusos, el sumo pontífice insistió en la importancia de proteger a las víctimas.

El papa Francisco cerró ayer la cumbre antiabusos a la que convocó en el Vaticano y duró cuatro días, con ocho propuestas sobre la base de recomendaciones formuladas, bajo la dirección de la Organización Mundial de la Salud, por un grupo de 10 agencias internacionales.

1. “Protección de los menores”. Según el pontífice, “el objetivo principal de cualquier medida es el de proteger a los menores e impedir que sean víctimas de cualquier abuso psicológico y físico”. “Es necesario cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la Institución, en beneficio de una búsqueda sincera y decisiva del bien de la comunidad, dando prioridad a las víctimas de los abusos en todos los sentidos”, afirmó Bergoglio.

2. Francisco reclamó “seriedad impecable” en la lucha contra la pederastia. En ese punto, afirmó que “la Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes” y prometió que la institución “nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”.

3. Según Bergoglio, es necesaria “una verdadera purificación”, ya que “se necesita imponer un renovado y perenne empeño hacia la santidad en los pastores”.

4. En cuarto lugar, el Papa se refirió a la importancia de la formación de los seminaristas y candidatos al sacerdocio. “Es decir, la exigencia de la selección y de la formación de los candidatos al sacerdocio con criterios no solo negativos, preocupados principalmente por excluir a las personas problemáticas, sino también positivos para ofrecer un camino de formación equilibrado”, propuso.

5. Francisco hizo hincapié en “reforzar y verificar las directrices de las Conferencias Episcopales” como forma de “reafirmar la exigencia de la unidad de los obispos en la aplicación de parámetros que tengan valor de normas y no solo de orientación”.

“Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado, porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo”, reclamó en esa dirección, tras criticar que esa práctica fue “costumbre en el pasado”.

6. Bergoglio mencionó la necesidad de “acompañar a las personas abusadas” y destacó que “la Iglesia tiene el deber de ofrecerles todo el apoyo necesario, valiéndose de expertos en esta materia”.

7. Enfocado en los peligros del “mundo digital”, Francisco focalizó el séptimo punto en que “la protección de los menores debe tener en cuenta las nuevas formas de abuso sexual y de abusos de todo tipo que los amenazan en los ambientes en donde viven y a través de los nuevos instrumentos que usan”, especialmente en lo relativo a los sitios que distribuyen pornografía.

8. El último punto propuesto por el Papa en su mirada para combatir a los abusos dentro y fuera de la Iglesia es la focalización sobre el turismo sexual. “Para combatir el turismo sexual se necesita la acción represiva judicial, pero también el apoyo y proyectos de reinserción de las víctimas”, pidió.