La devaluación de 2018 todavía no se trasladó a los precios

En el marco de la suba de tasas más alta de los últimos seis meses y la baja del dólar en la jornada de hoy, analizaremos algunas definiciones de Ariel Coremberg publicadas hoy por El Cronista.
Una de ellas y la que motiva el titulo tiene que ver con el traslado de la devaluación a los precios, sosteniendo que el dólar subió en 2018 un 112% y que los precios solo se elevaron un 50%, por lo tanto todavía falta el resto del porcentaje, lo que no es muy alentador pensando en que la inflación seguirá creciendo. Todos estos factores empujan al dólar a una mayor devaluación permanente, se agrega al combo la incertidumbre propia del tiempo electoral, y en un contexto internacional muy frágil, lo que es contrario en términos de conveniencia para los países emergentes. Hace algunos días la consultora Mcsi cambio el portfolio de emergentes, para aumentar títulos chinos, esto provoco inmediatamente la venta de activos de países emergentes, entre ellos los de Argentina. Si el mundo no compra, las exportaciones Argentinas caen y los precios de nuestros commodities tienen nota negativa. La debilidad de la economía global hace que el dólar se fortalezca, además nuestro país devaluó el doble que América Latina. Se conoció que la misma consultora está a punto de cambiar la calificación de nuestro país, de emergente a país fronterizo, lo que produce en el corto una estampida de capitales. Con escaso margen político, herramientas efectivas casi nulas, con el riesgo permanente de soltarle la soga al dólar, y que esto se traslade aun más a los precios, la falta de un ministro de economía con un plan económico le ponen la frutilla al postre que nadie quiere probar. Tener esperanzas en la liquidación de divisas, gracias a la cosecha es una debilidad del gobierno, considerando como mayor probabilidad un escenario donde los exportadores retengan los dólares esperando nuevas subas.

LEÉR MÁS  El concejal Lautaro Ojeda, visitó la Sociedad Rural de San Luis (SRSL)