Caso Munyau: 5 años de prisión para el conductor que mató y la madre pidió una explicación por parte de los jueces

La Cámara del Crimen de Concarán dictó cinco años y seis meses de prisión para Emiliano Schiaverano por el accidente en el que mató a un motociclista, Cristian Munyau, en las calles de Merlo. Fue condenado por el delito de homicidio culposo. El fiscal de Cámara Zudaire había solicitado una pena de 15 años por homicidio simple. La decisión no fue bien recibida por los familiares de la víctima.

La Cámara del Crimen de Concarán dictó cinco años y seis meses de prisión para Emiliano Schiaverano por el accidente en el que mató a un motociclista, Cristian Munyau, en las calles de Merlo. Fue condenado por el delito de homicidio culposo. El fiscal de Cámara Zudaire había solicitado una pena de 15 años por homicidio simple. La decisión no fue bien recibida por los familiares de la víctima.

Uno de los jueces, De Battista, opinó que debía ser condenado por homicidio simple. Sin embargo, Sandra Piguillem y Saa Zarandon estuvieron de acuerdo en que lo condenen por homicidio culposo.

Luego de la condena, Ana Castillo, la mamá de Cristian Munyau, expresó su descontento con el fallo al salir de la sala. “Que salgan (los jueces) y nos digan por qué lo condenaron por homicidio culposo a cinco años”, pidió a gritos, con su voz ya cansada y casi afónica. Señaló que Emiliano Schiaverano ya lleva dos años detenido, por lo que para ella “en tres va a salir” en libertad.

“Dicen que no tiene causas penales. Una chica de Santa Rosa del Conlara, de apellido Benítez, denunció que la golpeó, que la quemó con cigarrillos y que la tuvo encerrada. Lo hizo 15 días antes de que pasara lo de Cristian”, resaltó. Lo mencionó a raíz de que el tribunal consideró como atenuante el hecho que Schiaverano no tiene antecedentes penales. Al hablar técnicamente de antecedentes, la Justicia se refiere solo a los antecedentes de condena.

LEÉR MÁS  Afiliados de Dosep se quejan de plus abusivos

Dijo que ella durante dos años, desde que murió su hijo, calló y les pidió a sus otros hijos y sobrinos que no hicieran problemas para pedir justicia. “Ahora la jueza (Sandra Piguillem) quiere hablar conmigo. Yo no quiero que hable conmigo, quiero que salga y nos explique a todos por qué ella y Saá Zarandón lo decidieron así”, demandó.

Y agregó: “Quiero que digan por qué teniendo el registro de las cámaras y viendo cómo el que chocó a mi hijo y lo dejó tirado como un perro recibió esa pena. Si no fuera por los recolectores municipales nadie lo rescataba a Cristian”.

“Durante dos años me dije que iba a esperar justicia ¿Ahora qué les digo a mis hijos? A Cristian no me lo van a devolver nunca más”, lamentó.

Señaló que Schiaverano “tiene celular en la cárcel”. “Lo denuncié y nadie dijo nada”, resaltó.

Recordó que el agresor persiguió a su hijo durante seis cuadras para embestirlo. “Dijo que se entregó solo y le creyeron cuando en realidad detuvieron a su madre para que él se entregara. Se había escapado a Oliva, Córdoba”, contó la madre de Munyau. Indicó que Schiaverano, además, había tapado huellas del hecho que habían quedado en el auto, aunque “según él, fue por estética”.

Para Castillo sus abogados no fueron leales. “Yo no sé si se vendieron. Hoy (por ayer) llegaron tarde porque había neblina en la ruta. En el juzgado decidieron comenzar igual con el juicio cuando tienen una hora de tolerancia para esperar. Los defensores aprobaron que dieran inicio al juicio. Sus abogados (los del imputado) se dieron la mano con los míos. ¿Qué puedo esperar? Mis abogados en vez de estar acá conmigo escaparon”, lamentó.

LEÉR MÁS  San Luis fue elegida sede del Encuentro Nacional de Mujeres

Contó que antes de que sus abogados llegaran “declaró la única testigo que estaba citada. Florencia Amaya, amiga de Cristian”. “Ella fue la última persona que lo vio consciente, porque cuando yo lo vi ya estaba inconsciente. Nunca más lo vimos con vida”, aseguró.

“Me preguntan por qué no lloro. Y les digo que no lo hago porque no puedo llorar. Quería esperar que se hiciera justicia y después iba a ver. Iba a poder descansar, llorar y hacer mi duelo. ¿Ahora qué duelo voy a hacer si no me dan una respuesta? ¿Qué tengo que esperar?”, se preguntó.

“No les pedí 500 años. Pedí justicia que calme un poco todo esto. No me van a devolver a Cristian. Quería justicia, nada más. No la tuve, me la negaron”, concluyó.

Fuente: El Diario de la República.