Malvinas: los únicos héroes fueron nuestros compatriotas

El Secretario de Transporte de la Provincia de San Luis, el Dr. Diego Gonzalez recordó los acontecimientos de la Guerra de Malvinas. Aquí el texto completo:

¨En pocas horas se cumplirá un nuevo aniversario de la Guerra por las Islas Malvinas, que se extendió desde el 2 de abril de 1982 hasta el 14 de junio del mismo año y enfrentó a la República Argentina con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
En dicho conflicto bélico perecieron combatientes argentinos y británicos, en cantidades que aún no pueden ser precisadas, quizás porque el Imperio Británico -que de guerras sabe- jamás estará dispuesto a reconocer las bajas infligidas por nuestras valerosas tropas.
Ganaron los ingleses, la “Union Jack” terminó flameando en la “perdida perla austral” argentina. Vencedores y vencidos, un país rico en recursos naturales, extenso, tradicionalmente neutral ante los conflictos bélicos internacionales, contra un imperio curtido en mil batallas, Waterloo, Trafalgar, por citar un par de ellas, como así también imposible soslayar su rol protagónico -bajo la batuta de Winston Churchill- ganándole la Segunda Guerra Mundial a Adolfo Hitler, quien parecía invencible hasta 1942. Los ingleses no han sido nunca huesos fáciles de roer, en 1982, además de la consabida Casa de Windsor, estaba al mando la “Dama de Hierro”, Margaret Tatcher, Primera Ministra a quien no le tembló el pulso para ordenar el hundimiento de nuestro crucero ARA General Belgrano, que se encontraba fuera de la zona de exclusión, tampoco tuvo pruritos para exigirle colaboración a la sangrienta dictadura chilena de Pinochet y, por supuesto, contó con la colaboración inestimable de su socio en pie de igualdad, los Estados Unidos de América.
La acción bélica de recuperar el archipiélago fue tomada por las autoridades de facto de la Junta de Comandantes en Jefe que encabezaba el Teniente General Leopoldo Fortunato Galtieri (Ejército), junto al Almirante Jorge Isaac Anaya (Marina) y el Brigadier General Basilio Lami Dozo (Fuerza Aérea). Estos dictadores, entendieron que, si obtenían un éxito militar ante Inglaterra prolongarían el abyecto gobierno que dirigían por varios años más, la fantasía de la continudad indefinida, podríamos llamarle, incluso se comenta que el trístemente célebre Galtieri confiaba a sus íntimos que en 1983, después de ganarle a los ingleses le tocaría el turno de morder el polvo a Chile. Esos fascinerosos gobernaban nuestro país, así nos fue y todavía nos va, esa es la “pesada herencia”, no otra. El daño que le hicieron las dictaduras militares del siglo XX a nuestro sufrido país todavía no se puede cuantificar con exactitud, pero si se puede advertir que es enorme, desde la ignominiosa e ilegitima deuda externa -y eterna-, pasando por la salvaje represión ilegal, hasta la degradación institucional generada que, en algunas áreas de la administración pública -especialmente Fuerzas Armadas, de Seguridad y organismos de inteligencia, entre otras-, persisten hasta nuestros días, lamentablemente, por supuesto. Y prefiero no hablar de la muy pesada herencia de la influencia de los dictadores en las Universidades Nacionales, que cuentan entre sus filas, todavía con veteranos represores que entraron hace más de 40 años a “marcar” estudiantes y hoy gozan de respetables cargos jerárquicos sin que le preocupe a nadie, incluso en algunos casos sus títulos de grado han sido extendidos sin cumplir los requisitos legales y reglamentarios exigidos. Así es nuestro país, no debemos engañarnos, cuando nos hablan de “pesada herencia” los grandes beneficiados por la última dictadura que hoy desgobiernan el país con el Gerente General Mauricio Macri a la cabeza, deberían hacer un inmenso mea culpa y reconocer de una vez y para siempre que son los cómplices de la tragedia argentina.
Y nuestro General/Presidente, “Héroe del Whisky” -parafraseando a los Redondos- un día decidió que le iba a ganar una guerra a los ingleses, pensaba que no se iban a animar a recorrer 12.755 kilometros para combatir contra nuestros hermanos que habían recuperado las islas a través de una acción que se denominó Operación Rosario -sí, porque eran muy católicos los jerarcas de la dictadura-, la prensa de los dictadores decía que los británicos no tenían indumentaria adecuada para el frío austral (otra zoncera). Por supuesto que los ridículos e incapaces dictadores erraron el viscachazo, como dicen los criollos y expusieron a nuestros soldados a una casi masacre, que sólo no se concretó por los innumerables actos heróicos por ellos protagonizados. Sin ir más lejos, la V Brigada Aérea, con asiento en Villa Reynolds (Villa Mercedes) causó graves daños a la Flota Británica, con vetustos aviones y bombas de la Segunda Guerra Mundial, algunas incluso de manufactura inglesa. Tenemos héroes, los hombres del G.A.D.A de San Luis también escribieron páginas gloriosas en el fragor del combate, son nuestros, debemos homenajearlos como se lo merecen.
Para el que gusta del oficio de escribir le cuesta no ceder a la tentación de elaborar un texto que, a veces, es más extenso de lo que debería ser.
Los únicos héroes de esta guerra fueron nuestros compatriotas, hermanos, padres, tíos, vecinos, que ofrendaron su vida por la Patria, dando todo de sí, hasta su propia vida, otros defendiendo posiciones hasta el último proyectil, con la bayoneta del fusil como único medio ofensivo/defesivo, contra toda lógica bélica, sólo imbuidos de un patriotismo a prueba de todo. Héroes, éstos son, no los integrantes de la selección de fútbol que ganó la Copa del Mundo de 1986 en México, con Maradona comandando las acciones. No, pongamos las cosas en su lugar, los héroes son éstos hermanos, algunos que todavía yacen bajo la turba de las islas arrebatadas por los piratas, y otros que, cuando volvieron al continente, fueron tratados como delincuentes, alejados de la luz pública, interrogados en sucios barracones del Ejercito por agentes de inteligencia, como si hubieran decidido los subalternos declararle la guerra a una de las mayores potencias bélicas de la historia de la humanidad. La “desmalvinización” es una mierda, y no debemos caer en la trampa, hay que hablar, hay que decir, los únicos héroes son los que combatieron hasta el último suspiro, sus altos jefes -como el cobarde Gral. Mario Benjamín Menéndez y la Junta mencionada- son los villanos y los ingleses… son los ingleses.
Prof. Ab. Diego Martín González¨

LEÉR MÁS  El concejal Lautaro Ojeda, visitó la Sociedad Rural de San Luis (SRSL)