Caso Di Marco: la madre de Florencia, en la hora decisiva

Treinta y tres testigos declararon en cuatro audiencias, entre el lunes 8 y el jueves 11 de abril en la Cámara del Crimen 2 de San Luis. Y ella, Carina Di Marco, la mujer que se sospecha sabía que su pareja, Lucas Gómez, abusaba de su hija, Florencia Di Marco, y no actuó para evitarlo, también declaró. Aseguró que ni Florencia ni las docentes de la escuela a la que la nena de 12 años iba en Mendoza le habían manifestado algo que le diera la pauta de que su marido era un violador. “Si hubiera notado algo, mi hija estaría acá y no en un cajón”, aseguró. Florencia fue asesinada por Gómez, quien luego se suicidó en la cárcel. “A mí nunca me dijeron nada las maestras. Cómo miente la gente. Solo Dios sabe y se lo dejo a cargo a él”, expresó la mujer, que hoy sabrá si es declarada culpable. 

Treinta y tres testigos declararon en cuatro audiencias, entre el lunes 8 y el jueves 11 de abril en la Cámara del Crimen 2 de San Luis. Y ella, Carina Di Marco, la mujer que se sospecha sabía que su pareja, Lucas Gómez, abusaba de su hija, Florencia Di Marco, y no actuó para evitarlo, también declaró. Aseguró que ni Florencia ni las docentes de la escuela a la que la nena de 12 años iba en Mendoza le habían manifestado algo que le diera la pauta de que su marido era un violador. “Si hubiera notado algo, mi hija estaría acá y no en un cajón”, aseguró. Florencia fue asesinada por Gómez, quien luego se suicidó en la cárcel. “A mí nunca me dijeron nada las maestras. Cómo miente la gente. Solo Dios sabe y se lo dejo a cargo a él”, expresó la mujer, que hoy sabrá si es declarada culpable.

Diecisiete años y medio de cárcel es la pena que pidió, en su momento, el fiscal de primera instancia, Esteban Roche. En la audiencia de hoy se develará si el fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, coincide con la calificación del delito en el que Roche enmarcó la conducta de Di Marco y en la pena solicitada, que es alta. «Encontrándose en una posición de garante, y teniendo el deber jurídico de preservarla ante cualquier peligro, Di Marco adoptó una conducta pasiva», consideró Roche.

Para el fiscal de instrucción, la madre de la nena fue partícipe necesaria de «Abuso sexual con acceso carnal, triplemente calificado: por ser guardadora, por el vínculo y por la convivencia preexistente con un menor de 18 años”.

Justamente eso, la calificación del delito del que se la presume autora a Di Marco, fue motivo de un planteo de la defensora, Karina Mantelli, en las preliminares del juicio. Pidió al tribunal que declare la nulidad absoluta de la resolución de procesamiento con prisión preventiva firmada por la jueza Penal 3, Virginia Palacios; de todos los actos procesales que se desencadenaron de ese pronunciamiento y de la requisitoria del fiscal Roche.

LEÉR MÁS  El concejal Lautaro Ojeda, visitó la Sociedad Rural de San Luis (SRSL)

En su argumentación, Mantelli sostuvo que en el plexo probatorio de ese fallo, la magistrado refirió que Di Marco era sospechosa en calidad de «partícipe por omisión», en tanto que en el resolutorio, solo quedó consignada la figura como «partícipe», incurriendo así en lo que ella calificó como «un grave error». «Los delitos por omisión son propios e impropios. Los propios están tipificados. Los impropios no lo están, por lo tanto, debe estar consignado, si no, es como si ella misma hubiera abusado de Florencia. No sé de qué delito la defiendo, si de aquel referido en el plexo probatorio o aquel que se indica en la decisión de procesarla», expresó Mantelli, quien afirmó que no se trata de un «capricho semántico de la defensa».

El fiscal de Cámara Rodríguez consideró que no había que rechazar el planteo de la abogada. El tribunal –presidido por Hugo Saá Petrino y completado por Fernando De Viana y Gustavo Miranda Folch– difirió la resolución para el momento de dictar la sentencia.

Una maestra, testigo en jaque
Será ese, probablemente, el momento en el que también se sepa si hace lugar a dos pedidos que formuló Rodríguez, tras escuchar el testimonio de María Teresa García Cobos, una de las maestras que Florencia tuvo en la Escuela «Florentino Ameghino», de Palmira, Mendoza. Requirió que hagan copia de las actuaciones y que investiguen, por un lado, si hubo amenazas o presiones por parte de personal policial a la docente testigo, ya que ella aseguró ante el tribunal que fue intimidada por un efectivo de Mendoza, cuando declaró en su provincia.

En esa instancia, García Cobos declaró que sabía que Florencia le había confiado a su colega, Adriana Ramírez, que el padrastro la acariciaba mucho; y que su compañera le había dado conocimiento de estos dichos de la nena a Di Marco.
García Cobos les dijo también a los jueces que aquí, cuando la citaron al juzgado Penal 3, tuvo la oportunidad de comentarle a la jueza de las amenazas, que esta no le creyó y que «tuvo que seguir el cuentito que venía de allá», en referencia a la eclaración tomada en una Fiscalía mendocina.

LEÉR MÁS  El concejal Lautaro Ojeda, visitó la Sociedad Rural de San Luis (SRSL)

Si bien no negó sus dichos anteriores, Ramírez minimizó lo que Florencia le expresó en julio de 2016, el día que le hicieron la despedida en la escuela porque su familia se mudaba a San Luis. Dijo que fue solo un comentario. “Nos abrazó a las maestras. La besé en la frente. Me dijo ‘a veces, mi papá me acaricia’. Eso fue todo lo que dijo. Después le pregunté ‘Florcita ¿cómo te acaricia?’ Ella me sonrió, me abrazó, me besó. Tocó el timbre, se fue y no la vi más”, relató.

Ramírez dijo que su compañera, García Cobos, estaba, pero no aseguró que ella haya oído.

Cuando Carina Di Marco fue a retirar el pase escolar, le hizo saber lo que la nena había dicho, declaró Ramírez. Afirmó que Di Marco le dijo “Ay, esta Flor, siempre mintiendo”, y que la nena solía inventar dolores de panza o de muela cuando no quería ir a la escuela.

“Fue un comentario. Le pregunté a la vicedirectora, Ana María Díaz, qué hacer, si era necesario hacer un acta, y me respondió que no, que si la madre me había contestado eso” no hiciera acta, aseveró. Díaz declaró ante la Cámara que no recordaba haber sido consultada por Ramírez sobre hacer un acta, o por el caso de la niña.

Fuente: El Diario de la República.