Afirman que la tranquilidad cambiaria podría sostenerse hasta las PASO

En consecuencia seguiría cayendo el riesgo país. Los bonos argentinos rinden un 35% más que los de otros emergentes con préstamos del FMI.

El dólar oficial cerró a $42,70 para la venta luego de haber tocado los $47 el último 26 de abril. Mientras que el dólar caía un 9%, el S&P Merval ganó un 45% hasta cruzar hoy los 43.000 puntos. En el año subió un 26% en dólares, y en el mercado especulan que hay margen para que siga subiendo al menos un mes mientras el dólar siga planchado, es decir, hasta las PASO.

En el mercado se dividen las opiniones entre los que consideran que varios de los papeles que componen el Merval hicieron techo y los que consideran que mientras el Dow Jones siga con combustible, el Merval va a seguir con tendencia alcista; entre otras tantas cosas porque las acciones argentinas siguen baratas tras el desplome del 2018.

En lo que hay más coincidencia es que los bonos no tuvieron la misma suerte que las acciones y precisamente por eso tienen más margen para subir. Si se compara a los títulos públicos con los de otros países emergentes con préstamos del FMI, los argentinos rinden un 35% más que los de Turquía o Ecuador y en este sentido también se especula con que los precios de los bonos sigan recuperándose. Al menos hasta las PASO.

E incluso mayor es el consenso respecto de que el veranito financiero va a durar al menos todo julio y seguramente también los primeros días de agosto.

«Consideramos que el repunte del oficialismo en las encuestas podría mantenerse en las próximas semanas, ya que la inflación se está desacelerando, y los salarios podrían luego de varios meses empezar a crecer en términos reales, poniéndole un freno a la caída del consumo. Eventualmente, el resultado de las primarias el 11 de agosto será un hito clave para ver como continúa el humor de los inversores», se lee un informe de Allaria Ledesma.

«Para que no haya sorpresas en el frente monetario, el BCRA se mantiene muy cauteloso en la baja de la tasa de referencia, ya que una nueva disparada del dólar repercutiría de manera fulminante en la imagen del gobierno. En junio el peso logró apreciarse frente al dólar, en gran medida gracias a que el mercado sabe que el BCRA cuenta con mayor poder de intervención, no solo en el mercado de futuros, sino también en el mercado spot vendiendo reservas», agregó un informe del bróker.

LEÉR MÁS  El Gobierno anunció que la cosecha agrícola marcó un nuevo récord histórico

Porque es necesaria la cautela extrema, al menos hasta las PASO, en el mercado ven poco probable que Guido Sandleris permita que el dólar recupere su valor de fines de abril antes del primero comicio nacional. Además, cuenta con un contexto externo más favorable que meses atrás: la Fed dio a entender en su última reunión que está pensando en bajar la tasa de interés y no en subirla.

«Desde que el FMI habilitó la libre intervención cambiaria por parte del BCRA, las variables financieras se estabilizaron, permeando de a poco en la economía real y mejorando la situación del gobierno en las encuestas. Sobre todo después de la oficialización de las candidaturas. Se trata del círculo finanzas-economía-política, que gira de forma virtuosa, en contraposición a lo que sucedió en marzo. Esta dinámica va retroalimentándose y, de no mediar shocks negativos (internos y/o externos), puede continuar hasta las primarias de agosto», consideró la consultora Management & Fit en su reporte semanal.

«El resultado de las PASO va a funcionar como ?gatillo’, o evento coordinador para el mercado. Por ahora, la cerrada paridad que registran las encuestas implica la continuidad de un escenario riesgoso, con posible rebrote de la volatilidad. Sin embargo, en este caso, el BCRA posee herramientas suficientes para contener turbulencias moderadas. Distinto sería el panorama si Juntos por el Cambio se impone al Frente de Todos (escenario optimista, hoy de muy baja probabilidad), o si el kirchnerismo obtuviera una amplia ventaja en las urnas (escenario pesimista, con baja probabilidad pero mayor al caso optimista)», agregó el informe de Management & Fit.

Sin embargo, las previsiones del Relevamiento de Expectativas de Mercado, muestran que el consenso de los analistas espera un repunte acelerado del tipo de cambio a fines de agosto y las elecciones de octubre, para luego volver a suavizar su trayectoria.

LEÉR MÁS  El Congreso consideró que Macri y Aguad son responsables políticos del hundimiento del Ara San Juan

En este sentido, para Allaria Ledesma, el dólar barato «no puede mantenerse por mucho tiempo porque volvería a atrasarse el tipo de cambio» y por eso recomendó a sus clientes una cartera con activos en moneda extranjera de corto plazo.

Como explicaron desde la agencia bursátil, «si bien el tipo de cambio no está en equilibrio (el superávit de la cuenta corriente no alcanza a cubrir el déficit de la cuenta financiera), lo que sugiere mantener las carteras dolarizadas, esperamos que julio sea otro mes estable en el tipo de cambio, ya que el Banco Central tiene poder de fuego, las tasas reales se encuentran altas y seguimos viendo apetito por activos en pesos (plazos fijos, bonos y FCI en pesos)».

Para ser exactos, cabe aclarar que el optimismo no es compartido por todos. Por ejemplo, el analista de mercados Iván Carrino en su informe para Contraeconomía de este jueves consideró que tanto el Merval como los precios de los bonos podrían estancarse antes de la votación del 11 de agosto: «Me inclino a pensar que podríamos ver algún recorte de aquí a las elecciones. ¿Por qué? En primer lugar, porque el dólar debería comenzar a subir para acompañar la inflación y eso reduciría las ganancias medidas en dólares de las acciones locales. En segundo lugar, porque si bien el ‘efecto Pichetto’ generó expectativas positivas en cuanto al escenario electoral, todavía quedan muchos días y muchas encuestas por conocerse antes de llegar a las PASO».