La sociedad israelita local dijo que la AMIA fue un ataque al país

«Debería ser un reclamo nacional pedir justicia por las víctimas del atentado», señalaron.

Jamás me voy a olvidar: hace 25 años cuando mi esposa me aviso por teléfono que hubo un atentado en Buenos Aires y que fue en AMIA. Busqué las imágenes por la TV y realmente quedé congelado. Nunca pensé que en Argentina podía ocurrir lo que sucedió», relató Gustavo Wolansky, integrante de la Sociedad Israelita de San Luis, al recordar un nuevo aniversario del atentado a la mutual judía que se cumple hoy. La colectividad israelita puntana reclama justicia y pide que la causa no quede impune.

El ataque del 18 de julio de 1994 terminó brutalmente con la vida de 85 personas, dejó más de 300 heridos y destruyó por completo la sede de la institución. Perpetrado dos años después del atentado a la Embajada de Israel, el acto criminal contra la AMIA fue la peor masacre terrorista cometida en la Argentina.

«Al tiempo me di cuenta que fue un pensamiento estúpido el mío, porque teníamos de presidente a un tipo (Carlos Menem) que era cómplice de ellos, de tan poco calibre que fue capaz de renunciar a su fe en el Islam para ser jefe de Estado», dijo Wolansky.

El integrante de la colectividad israelita aclaró que hace 25 años pide justicia por lo sucedido y que vayan a la cárcel los responsables. «Quiero justicia. En la Torá, nuestra Biblia, dice: ‘justicia, justicia perseguirás’. Es una de las frases más importantes que tiene y no podemos dejar de perseguir justicia. Espero que antes de morirme haya un juicio y estén presos los responsables y también los que firmaron el acuerdo con Irán. Nunca se juzgó a los cómplices de los iraníes en el país. Lo único que se hizo fue meter en la cárcel, y luego lo soltaron, a una persona (Carlos Telleldín) que le vendió la camioneta a los terroristas que pusieron la bomba, y capaz que ni sabía», manifestó.

«Cuando además el Gobierno es cómplice, ahí es más complicado. Seguiré reclamando hasta que mi cuerpo y mi salud me lo permitan; seguiré pidiendo justicia por el ataque de AMIA. Esto fue un atentado contra la República Argentina, no contra la comunidad israelita solamente, en donde hubo muertos, judíos y católicos», destacó.

«Aún no se esclareció nada»

El vicepresidente de la Sociedad Israelita de San Luis, Gastón Anidjar, precisó que «pasaron 25 años y muchos gobiernos, y todavía no se esclareció absolutamente nada. La causa está impune y no hay culpables. Depende el gobierno que esté será el tratamiento del ataque a la AMIA. Nosotros como comunidad judía no estamos haciendo actos políticos, sino recordando la memoria de estas 85 víctimas, que se les truncó la vida de esa forma tan brutal. Nosotros recordamos a los asesinados, como lo realizan la mayoría de las colectividades de Argentina, sin dejar de pedir el reclamo de justicia para que el caso no quede impune como muchos otros».

LEÉR MÁS  Tembló en el norte provincial y se sintió en Santa Rosa y Concarán

Gastón Anidjar. «Como comunidad judía no estamos haciendo actos políticos, sino recordando la memoria de estas 85 víctimas».

Según Anidjar, el ex fiscal Alberto Nisman (quien murió en circunstancias aún sin esclarecer) estuvo apegado a la causa y cree que por eso pagó con su vida. «Evidentemente, a los que se acercaron a la causa AMIA no les fue bien. Creo que es una de las situaciones más complejas que debe tener la Justicia argentina para resolver, dada la magnitud del hecho. Primero fue la embajada de Israel y al año y medio con las mismas características volaron la AMIA, una mutual de la comunidad judía argentina que estaba abierta hacia la sociedad. Hay muchos temas que están impunes en Argentina, y varios gobiernos se ocuparon de otras cosas y no de buscar los responsables en la causa AMIA», señaló.

Asimismo, coincidió con Wolansky en que el atentado a la mutual no fue solo un ataque a la colectividad, sino también a la sociedad del país. «Fue un acto de terrorismo dentro de la Argentina hacia los argentinos. A nosotros nos afectó como argentinos y, por ende, como comunidad israelita en Argentina», detalló.

Un reclamo nacional

Otro miembro de la colectividad israelita, Pablo Palatnik, sostuvo que los sospechosos en el atentado a la AMIA son Irán y Hezbollah (agrupación islámica del Líbano). «La Justicia en Argentina es muy difícil de cumplir y más cuando no solo hay complicidad de la Justicia misma sino de la política, que se vio mezclada desde el inicio. Si se lee la causa se puede ver que hay una conexión local. El desarmador de autos, Carlos Telleldín, vendió la camioneta Trafic para que pusieran los explosivos; el ex juez federal Juan José Galeano fue destituido por esta causa; y hay un ex presidente como Carlos Menem que estuvo procesado por encubrimiento y luego fue absuelto. Es muy complicado obtener justicia en este país. Es muy difícil que se resuelva el tema de AMIA, porque el tiempo conspira para que todo quede siempre en la nada», precisó.

Pablo Palatnik. «Es muy difícil que se resuelva el tema de AMIA, porque el tiempo conspira para que todo quede siempre en la nada».

En coincidencia con Wolansky y Anidjar, Palatnik resaltó que si bien el ataque fue a la mutual israelita, también incluye a la sociedad argentina. «Debería ser un reclamo nacional, el de pedir justicia por las víctimas de la AMIA y no se lo toma como tal. La gente piensa que es algo que les pasó a los judíos, pero los 85 muertos son argentinos, como sucedió con la tragedia de Once y Cromañón, entre otras, había personas de diferentes religiones. Seguimos dolidos como argentinos por la corrupción y por hechos que suceden y que no tienen justicia», describió

LEÉR MÁS  En el país la obra pública está paralizada hace un año, sólo San Luis continúa adelante

Paradigma de impunidad

Daniel Hodara, integrante de la colectividad israelita aseguró: «A mí me resulta difícil comentar algo nuevo, después de 25 años que contesto más o menos lo mismo. La causa AMIA resulta casi esquizofrénica, porque el tema recurrente termina siendo la falta de justicia y la impunidad. Este año se cumplen 25 años, que es distinto a 24 o 26, pero la verdad es que la causa acá en Argentina pasó a otro nivel, a una categoría de ser un tema paradigmático por la impunidad, quizás se pueda sumar lo que le sucedió al ex fiscal Nisman, porque en definitiva no deja de ser un muerto más de AMIA. No tenemos a quién preguntar, lo que cualquier persona considera una cuestión lógica. Necesitamos justicia. Los políticos están de acuerdo, los jueces, los periodistas y la población también coinciden, pero no pasa nada con la justicia», describió.

Daniel Hodara. «La causa AMIA resulta casi esquizofrénica, porque el tema recurrente termina siendo la falta de justicia y la impunidad».

Señaló que la Argentina es un país en donde la justicia, al ser selectiva y dudosa, hace que cada uno viva solo con el fin de salvarse y sin importar los sucesos reales. «Al romperse la confianza, cada uno de nosotros actúa como mejor le parece y esto no es un inconveniente solo por la causa AMIA, es un problema general. Desde el primer año, cuando me entrevistaron por el atentado, lo relacioné con otros temas de nivel internacional. No es solo AMIA, son otros hechos más que pasan en el mundo y son significativos de esta nueva era. Cómo lo resolveremos, no lo sé; y quién los resolverá, tampoco. Lo que quiero como cualquier persona coherente es que haya justicia», precisó.

Hodara desconoce técnicamente cómo está la causa, pero recordó que hay acusados directos que tienen una orden de búsqueda de Interpol y que eso se relaciona con el memorándum firmado con Irán, por el que fue acusada la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros funcionarios.