Por temor a que pierda Macri, las agroexportadoras presionan para que se aceleren reformas

Bunge y Cargill amenazaron con cerrar y creen que se trata de una presión para que el gobierno avance con la reforma laboral.

A doce días de las PASO y en medio de la cosecha récord, la empresa Bunge hizo correr el rumor de una posible paralización de la producción y cierre sin dar mayores explicaciones y según pudo conocer La Política Online, lo mismo viene ocurriendo en Cargill.

Se trata de los principales consorcios agroexportadores que operan en el complejo oleaginoso y que según trabajadores de las plantas que hablaron con este medio, desde las empresas hacen circular los rumores para generar temo, interpretan. En esta oportunidad, llegaron a la prensa del cordón industrial y portales informativos gremiales.

«Las empresas aceiteras están atravesando el mejor momento de la cosecha y quieren aprovechar para quitarnos los adicionales, flexibilizar y bajar el salario. Estamos hablando de las primeras firmas del mundo», sostuvo en diálogo con LPO Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros -SOEA- con asiento en la localidad de San Lorenzo.

En el caso de Bunge, que cuenta con tres plantas en el cordón del Gran Rosario, tiene previsto una parada técnica anual que, según indicaron desde el gremio, aún no informaron cuántos días demandará «si será de 10 o treinta días pero no querían pagar el adicional».

LEÉR MÁS  Evo Morales está en la Argentina

Es que según el acuerdo laboral vigente, los operarios cuentan con un plus por turno en sus salarios que en algunos casos asciende hasta el 30 por ciento del sueldo, una cifra no menor considerando que se trata de una de las mejores remuneraciones de la región.

Por tal motivo, las empresas buscan reducir el costo laboral y aprovechan a días de las PASO para sumar presión al reclamo en momentos de incertidumbre por el escenario electoral con el temor de fondo de que Mauricio Macri no logre la reelección.

Hace poco más de tres años, cuando recién asumía Cambiemos, las cerealeras le presentaron al nuevo gobierno un reclamo con once puntos que, según fuentes sindicales, buscaba flexibilizar las relaciones laborales del sector. Entre esos puntos se encontraba la posibilidad de eliminar el adicional por turno, un objetivo que vienen intentando hace tiempo y nunca pudieron concretar.

LEÉR MÁS  Mejora en las expectativas de empleo con el cambio de gobierno

«Tienen miedo que Macri no gane y no puedan llevar adelante las políticas de terciarización que pretenden», estimó Reguera quien consideró que a pesar de haber apostado fuerte al triunfo del macrismo, no lograron obtener los beneficios que daban por hecho con el nuevo gobierno.

Además, el proceso de primarización de las exportaciones que se produjo con el aumento de las retenciones en los derivados de los granos hizo que las grandes agroexportadoras comercialicen semillas en vez de procesarlas.

Sin embargo, por lo bajo los empresarios chicos y medianos del sector reconocen con cierta decepción que es más rentable la colocación de activos financieros que la actividad industrial.