Profesionales de toda la provincia se capacitaron sobre cuidados paliativos

En el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo, comenzaron este martes, las Jornadas “Provisión de Analgésicos Opioides”, organizadas por el Centro Oncológico puntano. Participaron especialistas del Instituto Nacional del Cáncer.

Ante más de 100 profesionales y con 13 hospitales y centros de salud del interior provincial conectados por telemedicina se trataron temas como: “Recursos humanos en distintos niveles de atención”, “Estructuras/efectores en distintos niveles de atención”, “Medicamentos disponibles y accesibles”, “Presentación Programa de Provisión Gratuita de Analgésicos Opioides Fuertes”, e “Importancia del tratamiento del dolor y estrategias de utilización de opioides: morfina y metadona”.

La encargada de la apertura de la jornada fue la doctora Romina Bombín, directora del Centro Oncológico de San Luis. La médica remarcó la importancia de estas capacitaciones dictadas por especialistas y la excelente convocatoria por parte de los profesionales puntanos.

Entre los oradores estuvieron, el doctor Nicolás Dawidowicz, director del Programa Nacional de Cuidados Paliativos, y la doctora María de los Ángeles Minatel, colaboradora del Instituto Nacional del Cáncer y directora ejecutiva de la Asociación de Medicina y Cuidados Paliativos.

Del ámbito local habló la doctora Mariela Simo, especialista en medicina paliativa, del Centro Oncológico Integral.

“Hay que saber qué son los cuidados paliativos. Porque es una especialidad nueva y hay mucha gente que no sabe. Los cuidados paliativos tienen que ver con la atención que se proporciona a personas con enfermedades amenazantes para la vida, graves, con la finalidad de mejorar su calidad de vida y aliviar su sufrimiento, cuando no existen esperanzas de cura de la enfermedad. También buscan beneficiar y apoyar a sus seres queridos a anticipar, prevenir y tratar sufrimiento”, sintetizó Simo.

LEÉR MÁS  Agustín Gutierrez vuelve a España buscando un lugar en el WPT

En el marco del encuentro se habló del “PrAO”, una estrategia de Provisión de Analgésicos Opioides, cuyo objetivo es garantizar el acceso al tratamiento del dolor para pacientes con necesidades paliativas en todo el territorio nacional. Allí, los profesionales pudieron interiorizarse e intercambiar opiniones sobre sus líneas de acción y estrategias para la inminente implementación conjunta del sistema. El aseguramiento de medicamentos paliativos ayuda a la persona a continuar sus actividades cotidianas durante el desarrollo de la enfermedad, le permite descansar con tranquilidad y evita el deseo anticipado de muerte al atravesar situaciones de dolor intenso.

Al respecto, Dawidowicz, explicó que “en Argentina aproximadamente 600 mil pacientes se encuentran con necesidades paliativas. Debido al aumento de la expectativa de vida y consecuentemente al aumento de personas con condiciones de salud crónicas, progresivas y complejas, la necesidad de cuidados paliativos migró de un modelo de atención dedicado principalmente a pacientes oncológicos en etapas avanzadas, hacia un modelo de asistencia de pacientes con enfermedades avanzadas, crónicas y progresivas. Hoy, 3 de cada 10 pacientes con necesidades paliativas tiene diagnóstico de cáncer, siendo mayor la población con enfermedad cardiovascular y demencia. Alrededor del 70 % de estos pacientes podrían ser tratados por profesionales capacitados del primer nivel de atención, mientras que el 30% restante podrían tener problemas de mayor complejidad que requerirían la intervención de equipos especializados de cuidados paliativos.”

Desde 2018, se trabaja para garantizar el acceso a la medicación opiácea por medio del sistema de Provisión de Analgésicos Opioides (PrAO) basado en la producción nacional de metadona y morfina, dos medicamentos indispensables para el tratamiento del dolor, incluidos en el listado de medicamentos esenciales. Según la OMS, el aseguramiento del acceso al tratamiento del dolor garantiza la realización del derecho al goce máximo de salud que una persona pueda lograr.

LEÉR MÁS  En el país la obra pública está paralizada hace un año, sólo San Luis continúa adelante

“El adecuado tratamiento del dolor no debería ser patrimonio de una especialidad, sino una habilidad adquirida por todos los médicos de los distintos niveles de atención”, insistió el experto.

Pero, además de mejorar el acceso se debe incrementar la capacitación médica para poder recetar este tipo de medicamentos y, a su vez, contar con redes de farmacias que tengan estos analgésicos dentro de su cartera de fármacos disponibles. “La provisión de analgésicos opioides tiene muchos prejuicios. El paciente cree que si le dan morfina va a fallecer, se va a volver adicto, que es una droga ilegal o que va a tener pérdida de la memoria. Esto no es así, los analgésicos opioides recetados a pacientes que realmente los necesitan pueden suprimir el dolor de manera inmediata, brindándole una mejor solución a ese paciente”, aseguró Dawidowicz.