Seguirá preso en Rusia un presunto espía estadounidense

Un tribunal ruso rechazó el recurso de la defensa del estadounidense Paul Whelan, detenido en Moscú en diciembre de 2018 acusado de espionaje, que pidió que se anulara la prisión preventiva dictada para el antiguo infante de marina.

«La decisión de la corte de Lefórtovo de prolongar la prisión preventiva contra Whelan hasta el 29 de octubre se mantiene. El recurso se rechaza», indicó el juez del tribunal de la ciudad de Moscú, Yuri Pasiunin.

Los abogados de Whelan querían que el tribunal de Moscú dictaminara como medida preventiva alternativa el arresto domiciliario o la libertad bajo fianza del acusado.

La vista se celebró a puerta cerrada por petición de la fiscalía pero en presencia de representantes de las embajadas de EEUU y de Canadá, país este último del que Whelan también es ciudadano.

LEÉR MÁS  Cambia el jefe de custodia del Papa Francisco

De acuerdo con la embajada de EEUU citada por la agencia Interfax, Whelan «está bien».

Este, presente en la vista, bromeó con el juez al afirmar que ya estaba comenzando a entender algo en ruso, por lo que respondió al magistrado a una pregunta «no» en ruso.

El ex infante de marina, que también tiene ciudadanía británica e irlandesa, fue detenido el 28 de diciembre del año pasado por agentes del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) en un hotel de la capital rusa por presuntas «actividades de espionaje» a favor de EEUU, delito por el que puede ser condenado a hasta 20 años de cárcel.

El acusado recibió supuestamente de un conocido un lápiz de memoria que «contenía la lista completa de los trabajadores de un servicio secreto» ruso.

LEÉR MÁS  La economía argentina caerá 3,1% este año y en 2020 seguirá el retroceso

Según su familia, Whelan viajó a Moscú para asistir a una boda. Su abogado, Vladímir Zherebenkov, mantiene que el estadounidense esperaba recibir materiales sobre viajes turísticos a Rusia en un dispositivo, como fotografías o videos y que no sabe de dónde salió la información secreta en el lápiz de memoria.

El detenido cree que cayó en una trampa y que su conocido actuó bajo órdenes del FSB, cuando le entregó información secreta.