Sínodo para la Amazonas en el Vaticano

El papa Francisco inauguró este domingo con una misa en el Vaticano el sínodo de obispos dedicado a la defensa del Amazonas y sus habitantes, un tema que ha desatado críticas de los ultraconservadores por sus aperturas frente a los más pobres y amenazados del planeta.

En total, 113 “padres sinodales” provenientes de la región panamazónica, además de los obispos de la región junto con expertos, misioneros e indígenas, participarán por tres semanas, hasta el 27 de octubre, a las reuniones convocadas bajo el lema “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.

Considerado el pontífice más sensible a los problemas ecológicos tras publicar en 2015 la encíclica “Laudato Sí”, el papa argentino quiere movilizar y sensibilizar a los dirigentes del planeta sobre los grandes males de ese inmenso territorio, con más de 30 millones de habitantes.

“Ayúdanos a defender nuestra Madre Tierra, no tenemos otra”, pidió la misionera indígena brasileña sor Laura Vicuña pocas horas antes de la ceremonia.

La Amazonía abarca nueve países de América del Sur, mide 7,5 millones de kilómetros cuadrados, residen más de 100 pueblos, algunos totalmente desconocidos, y es conocida por sus selvas tropicales ricas en biodiversidad.

“ Nos acercamos a los pueblos amazónicos en puntas de pie, respetando su historia, sus culturas, su estilo del buen vivir, en el sentido etimológico de la palabra, no en el sentido social que tantas veces les damos, porque los pueblos poseen entidad propia, todos los pueblos, poseen una sabiduría propia, conciencia de sí, los pueblos tienen un sentir, una manera de ver la realidad, una historia, una hermética y tienden a ser protagonistas de su propia historia con estas cosas, con estas cualidades ”, dijo el Papa Francisco este lunes al hablar ante el Sínodo.